Otra historia de fucked friends

En esta ocasión, ahora que me dispongo a pensar en aquel momento,  la hija de puta fui yo, pero ya iba siendo hora…

Como ya he comentado, tenia dos amigas en la adolescencia que gracias a su constante empeño y actuaciones, me convirtieron en la misógina que soy hoy en dia. Por algún motivo en especial, creo que porque siempre he sido más alta que ellas y porque la talla de mi sujetador tiene tres cifras en vez de dos, ambas se creian superiores a mi ¿?.  No es por echarme flores, no se si rosas o crisantemos, pero siempre he sido bastante individualista y me ha importado un pijo lo que la gente pensara de mi, y la gente en general, a no ser que tenga una cualidad específica que me haga sentir bien ( con hacerme reir, me tienes ganada en un 80%), me la suele soplar bastante también. Me considero una sociópata, por lo que no se que coño hago contándole mi vida a la gente en un blog.

Lo que si soy es igual que Susanita la de Mafalda, redios, me voy de un tema a otro a la que me descuido.

La historia de hoy, tiene una fecha concreta, mira tú, y es el 6 de noviembre de 1992. Y diréis, hija, que memoria más reconcorosa tienes… pues si y no. Ese dia actuaba The Cure en el Palacio de los Deportes de Madriz.

Pero pongámonos en antecedentes: en nuestra vorágine de jodernos la vida las unas a las otras, apareció en pantalla un siniestro nuevo ( al de la coleta ya lo teniamos cazado como amigo), muy majete, por el que las tres andábamos locas aunque ninguna nos lo habíamos confesado, viendo el plan amistoso que llevábamos. A mitad de competición una de ellas se retiró porque se centró en otro maromo, bien por ella, porque ese no nos interesaba a nosotras, no vestia de negro.

El 7 de noviembre era ( y sigue siendo, claro), el cumpleaños de mi amiga del alma, por lo que decidió dias antes, que lo celebraría después del concierto de The Cure, yéndose a la tipica fiesta temática de después de los conciertos  con x personas,  nuestro “trofeo” entre ellas. Todo hubiera transcurrido normal, si no llego a enterarme de sus planes un par de dias antes, ya que yo no estaba invitada a su cumple. Asi que puse el zorra-mala-puta mode on, y me preparé para el concierto.

Habiamos quedado todos en la puerta de El Corte Ingles para coger sitio y esas cosas que se hacen antes de un concierto. Como yo vivia al lado del “trofeo”, le propuse ir los dos juntos al encuentro del resto, cosa que le pareció bien.

Teniais que haber visto la mirada de odio que me echó mi amiguita cuando me vió aparecer con él.Obviamente, aquello era una lucha encarnizada, por lo que enseguida se le acopló y se puso tontorrona para calentar al trofeito y llevárselo a la fiesta.

Pero habia algo que le hacia estar en desventaja, además de su gilipollez supina: a ella le ponía mucho Robert Smith, ente que a mi no, yo era más de Dave Gahan, por lo que desatendió su caza y subestimó a su rival : lo bueno de los conciertos masivos es que hay mucha gente, te mueves hacia un lado, hacia otro, acabas colocada delante justo del “trofeo”, le pegas un poco el culo al paquete por si no te ha reconocido, bailas bien pegadito por si su paquete quiere acabar conociendo algo más, el paquete levanta la cabeza a la vez que el dueño empieza a meter la mano por tu falda…

Demasiada gente, y demasiado calientes, decidimos escabullirnos hacia una zona que oliera menos a laca… a través de los pasillos del palacio, acabamos en la zona alta de las gradas, sin nadie a nuestro alrededor, sonando “pictures of you” en directo mientras echaba uno de los polvos más morbosos de mi vida, con miles de espectadores que no vieron nada… uff bestial,nenes. 

Ya volvimos a encontrarnos con todos fuera, al acabar el concierto. La cumpleañera estaba en su salsa recibiendo las felicitaciones después del concierto, en su momento Diva, cuando me vió aparecer con, el ahora MI TROFEO, se le cortó la digestión. Mi trofeo la felicitó, porque me da que en ningún momento se enteró de que nos lo estábamos rifando, y ella le propuso ir a la fiesta.

Y aqui llegó mi momentazo :

Trofeo me preguntó si iba a ir a la fiesta, y le dije que no. Asi que Trofeo le dijo que preferia quedarse conmigo. Y Trofeo se ganó una mamada completa por haber dado la respuesta correcta un ratito más tarde en un parque.

Y mi fucked friend me dejó de hablar durante unos dias. Jo tia, porque ? Porque a ella también le gustaba el Trofeo. Hala tia, no lo sabia, perdona.

One thought on “Otra historia de fucked friends

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s