De Playstation, pajas y Need for Speed

Durante una época estuve trabajando de noche, con un antipático horario de 2 a 8 de la mañana, de domigo a sábado, por lo que mis horas de sueño eran escasas y dispersas. Para no dormirme por las noches, pues era incapaz de trabajar recien levantada, me aficioné a jugar con la consola, que en aquel momento era la playstation, en su primera versión.

Mi juego preferido para permanecer activa a la par que despierta, era Need for Speed,  un juego de carreras de coches, en su primera versión. No es por tirarme flores, pero era una máquina con el jueguecito. Anda que no le eché horas, la reina del mando de la playstation se sacó todos los logros y extras del juego. Tenía a mis amigos picadisimos, lo que ellos no sabian eran las horas de práctica que tenía la nena con el juego. Una noche que se pusieron chulitos jugamos a una especie de need-for-streaptease , en el que , jugando en parejas, el que quedara perdedor se tenia que despojar de una prenda de ropa ( como ya habréis intuido). Y que venga Schumacher y me de dos azotes si miento, que aquella noche la única que acabó vestida fui yo.

Pero un día, sin querer, encontré un nuevo placer a la hora de usar el juego. Mi posturón habitual para poner mis manos al volante era semitumbada en uno de los sofás que quedaba frente a la tele, con cojines en la espalda, y los pies sobre uno de los posabrazos. Me hallaba en mi momento chaise longe pilotadora, cuando sonó el teléfono que se hallaba en la mesa de mi izquierda, por lo que solté el mando sobre mis piernas y sin parar el juego, pero si bajando el volumen de la tele, me dispuse a coger la llamada.

No recuerdo ni con quién hablé ni de que hablé, pero de repente noté una vibración bastante curiosa en mis piernas. Ya la habia sentido en las manos muchas veces, claro, pero nunca habia pensado en sentir esas convulsiones del mando en otras partes de mi cuerpo. Automáticamente, mientras seguia hablando, acerqué el mando más hacia mi entrepierna, abriendo ligeramente estas.

mandopsxMe gustó la sensación. En cuanto acabó el pesado de mi interlocutor, me dispuse a probar todas las prestaciones que imaginaba que podria darme el mando. Vease en la foto, que por el formato, la verdad es que invita a inspirarse con él, no me digais.

Y tenia la medida perfecta, mi querido croissant, para que uno de los cuernos quedara sobre mi clitoris y el otro cerca de mi ano, encajando así a la perfección y envolviendo perfectamente la zona a excitar a base de vibraciones.

Quedaba la segunda parte, que era hacerlo vibrar constantemente. Para ello, la pajillera compulsiva que hay en mi, comenzó una partida a dos coches, con dos mandos, atravesaba a uno de ellos en la carretera, el mismo que depositaba entre mis piernas, y con el otro mando y el otro coche, le embestía salvajemente una y otra vez dando marcha atrás para provocar las vibraciones del mando. Enfermizo, lo se, pero efectivo y divertido. Y ahí estaba, la campeona de mis amistades, la reina del juego, buscando orgasmos a base de joderme la chapa del coche. No ganaba ni una sola carrera, claro, pero acababa igual de satisfecha que ante una virtual victoria. Agradezco además desde aqui al señor Sony la impermeabilidad de estos y su fácil limpieza.

Fui probando las diferentes pistas y los distintos coches para encontrar la combinación perfecta de la vibración , además de la paja en si, pues empecé a utilizar los dos mandos: el primero, como siempre, entre mis piernas, con su coche estratégicamente colocado en mitad de la carretera para que el resto de los jugadores (virtuales de la consola) siempre chocaran con él para producirme una vibración extra, a la par que con el otro mando jugaba con uno de los cuernos sobre mi clitoris, por lo que cada fallo en mi conducción, un roce con las paredes, o cada suelo empedrado, me estimulaban a seguir corriendo, hasta que ya veía necesario el chocar una y otra vez contra mi misma y acabar la partida a mi estimulante manera.

Actualmente dispongo en el salón de mi casa, por aquello de que vivo con un friki en todo su esplendor, de una playstation 2, playstation 3, wii y xbox360. Mi friki además, que conoce mis artes amatorias consoleras ( se sorprendió un dia de que jugara tan bien a los juegos de coches y le expliqué mis largas horas de entrenamiento) y siempre me insta, de cachondeo, a probar los nuevos modelos de mando , ya inalámbricos y con mejor sistema de vibración.

Y creo que voy a hacerle caso.

Os dejo con la pista que más me gustaba correr, para correrme. Ese tramo de suelo empedrado era la delicia de mis pajas, si además el coche atravesado lo dejaba en esa misma zona, el orgasmo era inminente:

One thought on “De Playstation, pajas y Need for Speed

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s