Lubricantes, haz caso a tus amigos gays

A esto de los lubricantes me he aficionado hace relativamente poco, siempre me ha bastado con mi propia lubricidad para convertir el entorno en acogedor. Cuando sacó DUrex el primer lubricante, lo compré, por probar. Al principio lo usé para el sexo anal, pero para esa práctica se seca demasiado pronto y dejé de utilizarlo, se ha pasado en la estanteria una larga temporada.

Pero hace cuestión de un mes, después del rasurado pertinente de mis zonas intimas, descubrí con terror que se me habia acabado la crema balsámica que utilizo cuando eso empieza a picar, asi que pensé en el lubricante como efecto relajante. Y tanto que me relajó, que de extenderme la crema viscosita, esa sensación, me puso cachonda, y acabé masturbándome en el baño como una adolescente cualquiera. Ahora, de vez en cuando, lo utilizo para mis momentos onanistas, me gustó esa viscosidad y como hace que se resbalen mis dedos torpemente descubriéndome sensaciones nuevas.

Un dia, hablando de lubricantes con un amigo gay, me recomendó , para el sexo anal, los que están basados en silicona, que son bastante acuosos por lo que ayuda mucho a la penetración, además de hablarme de la marca LubriFist, que ya con el nombre, te da una idea de la dilatación que puedes llegar a alcanzar con una gotita de Fairy.  Además, lleva un pelin de anestésico cosa que se agradece cuando a una le están metiendo un trozo de carne por ahí.

Asi que yo, haciendo caso omiso de sus sabios consejos, en una de mis compras en el sex shop me llevo un bote de Anal Lube, con olor a canela.

Anoche, con el tema de la fuckingmachine ( a falta de una, ya tiene pensado como hacer dos), nos empezamos a calentar con la historia y para cuando me quise dar cuenta estaba boca abajo en la cama con las bragas por las rodillas y ofreciéndole mi culo a Mc Gyver ( que es como creo que le voy a llamar a partir de ahora aquí en el blog), el cual, obviamente, no iba a perder la oportunidad del regalo. Como aún no habíamos estrenado el bote de anal lube, decidimos probarlo.

Abrimos el bote, uhmm que bien huele a canela. Es de estilo vaselina, poco gelatinoso, pero bastante resbaladizo. Se echa en los dedos y empieza a lubricarme jugueteando, extendiéndolo bien y en gran cantidad, la sensación me gustaba mucho y me estaba poniendo a mil, casi empezaba a no necesitarlo.

Tres segundos más tarde, noto como si me hubieran prendido fuego por detrás. Un escozor, y picor insoportable se apodera de mi. Pego un brinco con los ojos fuera de las cuencas casi, salto de la cama y voy notando como si me acabaran de derramar un bote de tabasco en el culo. De pie, dando saltitos, cagándome en dios en bajito que estaba la visita inoportuna durmiendo ya, y Mc Gyver retorcido de la risa en la cama, sin perder la erección, eso si.

Lo peor es que de los saltitos, o de estar de pie, o de la reacción con la mezcla con mis humedades vaginales, de repente sentí como si me hubiera frotado una bandeja de pimientos del padrón por el coño. La viiirrrgen, aquello era ya insoportable, como follarse un bote de guindillas sin la tapa, tenia una ración de patatas bravas entre las piernas… Lo malo es que si frotaba para intentar quitarlo, era peor, la fricción aumentaba el escozor. A grandes problemas, grandes remedios. La solución era obtener un bálsamo relajante, y era él quien lo llevaba dentro. Asi que con todos mis picores me subí sobre su bote de crema  hasta que entre su lubricidad y la mia, aquello se fue apaciguando. La cama crujió , pero no estaba yo para pensar en el sueño de los demás.

Esta mañana, analizando la situación, he recordado que la canela en si, sola, sin mezclar con algo dulce, pica, pues yo puteaba a mi hermana dándole cucharadas de canela cuando era pequeña. Haced la prueba si no me creeis, coged una cucharadita y dadle un tiento … pues imaginaos ese picor, en las zonas que os he dicho.

Asi que o tiro el bote de lubricante, o la próxima vez antes de usarlo, me embadurno bien de natillas.

5 thoughts on “Lubricantes, haz caso a tus amigos gays

  1. Vaya anécdota, chatarrera… je je je…

    De todos modos, me resulta difícil de creer que un lubricante provoque eso, por mucho sabor a canela que tenga. Esos productos son “probados” (no quiero saber cómo ni con qué ni con quiénes) antes de salir a la venta, como cualquier producto de cosmética o sanitario, de aplicación directa en la piel. Y más en una piel tan sensible.

    Lo más lógico es pensar que os equivocásteis de bote, y que en vez del lubricante, cogísteis el de tabasco, ja ja ja…

    O, pensando mal, ese “picor” ha sido el resultado que debía despertar dicho lubricante, y que sólo se puede “calmar” con esa otra “crema lubricante”, de la que al parecer tenías a mano y en abundancia, je je je…

  2. Yo sólo te digo … PRUÉBALO …y después me cuentas. Pero que conste, que he avisado XD .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s