Gruñidos

 

Me gustan los tios que gruñen en los momentos que tienen que hacerlo, no la gente eternamente enfadada. He hecho una asociación de ideas tan extraña para llegar a esta conclusión y ponerme a escribir sobre el tema, que os voy a contar el proceso : esta mañana, según me he levantado, uno de mis cabrones gatos ha usado como impulso para trepar por su zona de juegos la palma de mi mano, por lo que con una de sus afiladas uñas me ha hecho un corte bastante profundo en la palma de la mano, con la consiguiente sangre y escozor, aquellos que tienen gato saben lo que jode un arañazo de estos, que duele con efectos retardados, asi que en este momento me encuentro viendo la estrellas. Me ha dado por pensar en que otra vez me habia dolido tanto la palma de la mano, y he recordado una sesión de azotes salvajes al madero con toda la rabia del mundo que me dejó la mano hinchada dos días, de ahí me he acordado de lo que gruñía ese día para no llamarme hija de puta y que le doblara la ración, y de ahí a pensar en lo que me ponen los sonidos guturales del personal follando, ha sido inmediato.

7023_149592238259_24926878259_2587450_1944318_n

(Esta postura de la foto me pone a mil, por cierto, es mi favorita para azotar)

Los gemidos están bien, sobretodo si son de dolor, de esos que se escapan sin querer del mismo impulso que produce el golpe, es un gemido casi de sorpresa, que necesita escaparse por si mismo; pero los gruñidos, los que se producen después de varios azotes, cuando ya el macho empieza a sentir dolor de verdad, pero aguanta intentando no rechistar por si al final hay un momento de piedad y gratificación y tiene la posibilidad de meterla en adobo, esos me ponen a mil,  especialmente cuando se de sobra que no va a tener el privilegio de meter su trozo de carne entre mis piernas, cada gruñidito es un pequeño orgasmo para mi.

Fuera del mundo de la dominación, también me encantan los tios que sueltan pequeños gruñidos mientras me follan, me gusta ese momento animal primitivo de sonidos guturales y movimientos bruscos, vamos, que no soy de follar apaciblemente con caricias, besos, mimitos y peluches, esa fase la pasé en la adolescencia. Puedo ser cariñosa, de hecho lo soy y mucho aunque no lo parezca, pero no follar en una nube de algodón a no ser que haya uerubines alrededor meneándosela mientras observan.

Supongo que me gusta porque yo también gruño cuando estoy muy excitada y mi cerebro debe de buscar esa conexión animal con el otro ser que emite los mismos sonidos, y lo busca para el apareamiento. Normalmente mis gruñidos preceden a un mordisco en la yugular, asi que zumbando sufro una mezcla de mujer loba con vampira, aunque nunca me ha producido rechazo que mis amantes lleven cruces colgadas al cuello. Y no es por tirarme flores, pero siempre me han dicho que muerdo muy bien; debe de ser que haber leído tanto sobre estos seres al final te hace aprender algo más que donde está Nueva Orleans.

 

One thought on “Gruñidos

  1. mmm… imagino que… err… ah…estoo… siii el varón que eeestá en sus manos… eeh… en ese preciso momento… grr… ouuuh… se muerde el dedo… er… o los labios… aaauh… aaantes de dejar que se le escape un solo ruidito… en fin… no sé… ay… creo que ya no gozará de sus preferencias… ¿no, señora, (o señorita)…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s