Luis Royo y condenas por asesinato

Lo bueno que tiene follar con gente inteligente y con inquietudes y que a la vez son tus amigos, es que te hacen ir descubriendo cosas a lo largo de tu vida que si no fuera por ellos es muy probable que tú sola no hubieras descubierto. En mi caso tengo que agradecerle a la gran mayoria de mis amantes el que me hayan ido descubriendo entre unos y otros el mundo del cómic.
Esta declaración me convierte en una follafrikis en toda regla, claro, pero es que tampoco voy a negarlo. Me he zumbado a cada tarado que acabaré mis días buscando orgías en los psiquiátricos.
Uno de estos amantes, me regaló hace una década un libro de dibujos de Luis Royo, tipo al que ya conocía porque me habían llamado siempre la atención las obras suyas que había visto por ahí, pero desconocía el nombre del autor y trayectoria, solo sabía cuando el dibujo de una mujer era suyo ( y sigo reconociéndolo) porque les da un toque especialmente personal que otros han intentado imitar pero no llegan. Como yo dibujo igual que cuando estaba en tercero de egb, no me voy a meter más en el jardín de estilos de trazos y colores porque no voy a saber salir de él, y los laberintos siempre me han creado bastante ansiedad. Me gusta Luis Royo y lo reconozco en cualquier parte, ya está.
El primer libro que me regaló fue Prohibited Book, de sus cuadernos más sensuales y sexuales, con dibujos que logran ponerme cachonda sólo con verlos y lo que me pueden llegar a inspirar observándolos, como el que acompaña este post al que puedo otorgar el dibujo de Luis Royo que más me pone de toda su colección y que más historias ha inspirado en mi cabeza.
Quizás me gusta especialmente porque representa el juego que mantenía con la persona que me lo regaló; él siempre perdía cualquier batalla ante mí y pedía la reducción de la pena con su lengua entre mis piernas; era tan abyecto que seguro que no le hubiera importado que le cortara la cabeza con tal de que los últimos segundos de su vida los pasara lamiendo mi coño. Pero claro, luego explícale a un juez con su cabeza en la mano que el tio se ha muerto degollado de lo más a gusto, porque supongo que al cortar la aorta aquello tiene que ser una pérdida de sangre tal que debe de bajar la erección a cualquiera y sigues sin tener mucha justificación, sobretodo si no sueltas ya la cabeza, bonita.

One thought on “Luis Royo y condenas por asesinato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s