Conductas sospechosas

( Vuelta a la normalidad. Ustedes disculpen la ausencia)

Sobre las nueve y media de la mañana  Ella, suele aparecer por su casa. A veces se cruza con la pareja de El por las escaleras, si se da el caso, se dan un ligero beso pues siempre suele salir de casa con la hora pegada al culo y Ella ve como desaparece por el portal. Arriba El, ya la está esperando.

Sobre las doce de la mañana, Ella y El salen a la calle, juntos. Normalmente hacen siempre el mismo recorrido, bajan por San Bernardo hasta doblar en la calle del Pez; allí, Ella saluda amablemente a la chica que dia tras dia, con su libro entre las manos, espera pacientemente la salida de alguien del edificio; El se rie porque le habla a una estatua de bronce; ambos suben la calle charlando amigable y distendidamente, sus pies caminan, sus cuerpos avanzan y se dirigen solos, casi como zombis, pero no inertes, por la misma calle en la que María Villalón se frota con sus farolas, así que es inevitable que Ella empiece a tararear :

Entonces, suelen llegar a la, como ellos llaman, plaza de los Cines Luna, donde cada día fantasean con comprarse ese mítico edificio, reabrir los cines convertidos en un teatro y en la parte superior, tener las oficinas. Todos los dias se paran durante unos segundos a añadir algo más a su rehabilitación del edificio imaginaria, antes de bajar por Tudescos hasta Gran Vía y reunirse, ya al mediodia, con sus respectivas parejas para comer.

Pero un dia a la semana, desde hace unos meses, desvían su trayectoria y siguen subiendo por la calle del Pez hasta Fuencarral, y de ahí a Hortaleza, donde ambos desaparecen un buen rato en un edificio lleno de hostales, aunque siempre puntualmente y sin levantar sospecha, acuden a la comida con sus cónyuges y los cuatro disfrutan de una agradable sobremesa.

Ahora supongo que se habrá creado una diversidad de opiniones en los lectores. Estará el grupo de los infieles, que pensarán un “joder, que bien se lo montan” , y los contrarios a este acto, o sea, los fieles,  que pensarán “vaya par de hijos de puta, merecen que les pillen” .

Yo no opino nada, que luego todo se sabe.

Pausa para beber agua, un poco dramática si quereis. Pensad en lo que he descrito.

¿Y si ahora os digo que esa rutina … es la de Patata Asada y mia ?

Esta mañana cuando salíamos del Hostal ( donde tenemos un cliente), me he parado a pensar y le he comentado esto, lo sospechosa que resultaría nuestra actitud a ojos ajenos, y que nos hubiera acarreado más de una bronca con nuestros respectivos si ambos fuéramos heterosexuales.

Y es que las apariencias engañan.

One thought on “Conductas sospechosas

  1. Pues sí, para que nos vamos a engañar…de lo más sospechosa, ja ja ja Pero yo hubiera sido de las de pensar…que bien se lo montan!!!

    Un beso Chatarrera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s