Curas follables

Digo yo que todos nos hemos enterado de la noticia del cura bien dotado ( 15 cm, para mi la buena dotación empieza con dos centímetros más, pero cada uno con su ego) que se prostituía a precios desorbitados para el cuerpo escombro que tiene. Y encima se ofrecía para todo menos para sado, cosa que me ha dolido, no se porqué. Igual le parecía demasiado vicioso ya. A 120 euros la hora, ya tiene que follar bien con esa sobrevalorada herramienta, y si llegó a tener clientes, no se que coño hago que no me meto a monja.

Gilipolleces aparte, me he puesto a pensar en los curas buenorros que ha habido en mi vida, que trece años en un cole de monjas te dan para conocer unos cuantos.

El primer curilla interesante que recuerdo, era el párroco del pueblo donde iba a pasar las vacaciones. Jovencito, recién ordenado, me gustaba aunque yo era demasiado joven para tener pensamientos impuros con él. Aunque en la puerta de su iglesia me di mi primer beso con lengua, doce añitos tenia yo, que mona, y catorce el dueño de la lengua. Que asco, que intercambio de babas. Pero bueno, no es el caso que nos ocupa.

El siguiente cura que reconozco que me puso farruca y al que si que le he dedicado pajas, muchas, durante mi adolescencia, fue a un monje del monasterio de Silos en Burgos. Estaba tremendo el jodio, con su torsura incluida. Además ya había visto “En el nombre de la Rosa”, con ese polvo lleno de sonidos guturales de la chavalica y Christian Slater ( otra escena que he rebobinado en mi juventud unas cuantas veces para darme placer, como me ponen los gemidos de la chica), por lo que la fantasía pajera fue total. Que ganas tuve durante una época de follarme a un monje, madre mía. Que obsesión. Me lo imaginaba acercándose a mi al ritmo del  Sadness de  Enigma ( que además era la época en la que salió la canción) y aquello era un no parar de frotar imaginando al monje con su capucha , sin cara, sentado en una silla y yo encima cabalgándole. Será este caracter dominatrix, pero siempre me imagino encima de quien sea zumbando, nunca estoy debajo y rara vez a cuatro patas.

Me hace gracia porque si ahora intento evocar un monje, me viene a la cabeza automáticamente el prota de Assassins Creed, personaje que también me parece muy follable. Otro post lo dedico a los tios buenos de los videojuegos, que aunque estén hechos de polígonos, empieza a haber unos cuantos.

El último cura que me impactó, lo conocí, bueno, lo ví, en su nave nodriza, es decir, el Vaticano. Fue en el viaje de fin de curso con el cole, con las monjas, en mitad de la plaza de San Marcos, ahí, paseando, con su uniforme negro con pantalón y alzacuellos, Biblia bajo el brazo como Paris Hilton con su perro 😉 , rubio, ojos azules, joven, muy joven, eso me impactó, tanto, que por un momento creí en Dios y en sus criaturas enviadas para salvarnos del pecado. Y ese estaba para tentarle como a un demonio. Como compensación al calentón, aquella noche nos follamos a unos carabinieri que hacían guardia en la puerta de la embajada inglesa, pero eso es otra historia. Un día os tengo que contar el viaje a Italia con el cole porque aquello fue un no parar de follar con todos los italianos que nos encontrábamos. No éramos zorras ni nada, la virgen. Que me quiten lo bailado.

Hoy en día, única y exclusivamente mantendría una relación sadomasoquista con un cura. Tiene que ser una gozada azotarle y apretarle los cilicios mientras reza un padre nuestro, como si fuera un huevo pasado por agua. Ah, no,que eso es un Credo. Pues que lo rece también, mientras yo me ensaño y le crucifico como a San Andrés, y unimos ambas cosas.

Después dejaría que el lince ibérico que guardo en el garaje se lo comiera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s