Ciberpolvos o pajas asistidas

Ustedes perdonen esta pequeña arritmia a la hora de postear, pero es que a mi alter ego de la vida normal le ha tocado currar tanto en la última semana ( incluido finde, que desfachatez) que me ha sido imposible no pensar en otra cosa que no fuera trabajo. Imaginaos el nivel de estrés ( reconozco que ayer hasta  tuve mi pequeño ataque de ansiedad) que no me he hecho ni pajas. Polvos si he echado, claro, que la vida conyugal no hay que dejarla de lado y follar siempre relaja, pero he estado tan concentrada que el tiempo que he estado trabajando, he tenido todo el rato las dos manos en el teclado. El próximo post lo dedico a la masturbación compulsiva por aburrimiento, en este ocúpate del tema del asunto, bonita, que ya empiezas.

Como bicho de la generación de 98 internauta, me ha dado tiempo suficiente a echar unos cuantos ciberpolvos a lo largo de estos 12 años, con más o menos acierto en el ciberfollador, pero ciberpolvos eran. De todo esto me acordé anoche mientras acababa por fin el agobiante trabajo que me había tenido histérica toda la semana.

Ahora estoy bastante desentrenada en el tema, hace años que no me meto en un chat y me entretengo en un calentamiento a duo. Cuando hablo de antes, para que nos situemos, me refiero al antes en el que nadie se fiaba de nadie en internet, nadie mostraba sus caras, ni sus nombres reales, ni mucho menos sus genitales, y de quedar ni se hablaba. Por el nick de la persona, que en aquella época eran bastante currados y nada explícitos sobre las cualidades del interlocutor ( había más Sócrates que Moreno18Madrid), por lo que cualquier chat era casi como un baile de máscaras, pero sin estar en la misma habitación. Mi nick por aquel entonces era el de una diosa egipcia, que además es el nombre de mi perra, a la que recogí por la misma época que mi primer módem. Vale, también muchos llevaban como nick el nombre de su mascota, pero de verdad que se respiraba más glamour que ahora en ese aspecto, e incluso te invitaba a entablar conversación con la persona que había elegido ese nick, aunque fuera sólo por preguntar el porqué de su elección. A mi al menos me ha funcionado siempre, jeje. Ni que decir tiene que la webcam ni se había inventado.

Ni me voy a hacer la puritana diciendo que nunca quedé para hacer realidad el ciberpolvo con el que fuera, ni soy un zorrón desorejado y tampoco me he follado a todos los que me he ciberfollado, pues ya solo por su manera de escribir o de narrar me producían tal vaguería que como para tenerlo encima empujando. Lo bueno de aquella época también es que al conectarnos todos via teléfono, era más discreto desaparecer en mitad de un polvo aburrido por culpa de una llamada que alegar un fallo de adsl.

Yo reconozco que siempre he sido muy exigente para encontrar un ciberfollador que lograra que apartara las manos del teclado para hacerme una paja por lo que me decía, y no por el propio calentón imaginativo que llevaba yo ya. Aparte de que era,es y será conditio sine qua non que no tenga ni una falta de ortografía (completamente antilibidinosas ), también requería imaginación y no una transcripción de una peli porno. Soy de la opinión, y todo el mundo me ha dado la razón así que no hace falta que lo hagais si no queréis, que todos nos hemos hecho una paja de órdago fantaseando con algo que es ilegal o inmoral. Yo me suelo inclinar más hacia lo ilegal , por lo que no pienso contaros ninguna de ellas, entendedme. Pero haced un momento de repaso de vuestras fantasias. Pues eso.

Asi que el polvo que echaba tenía que ser bastante cerdo y entretenido. Recuerdo a un chico que se conectaba desde la oficina de sus suegros donde curraba, que era bastante cerdete, y hacía muy buenas descripciones. Recuerdo que su apodo era Eros, cuando usar ese nombre ni siquiera sonaba a pretencioso. Había elegido bien el muchacho. Tuvimos una época en la que siempre acabábamos montándonoslo en un vagon de metro, a veces atestado de gente, otras vacio. Llegamos incluso a hablar por teléfono, tomamos una extraña costumbre de llamarnos después de corrernos, aunque nunca hablábamos de lo que acabábamos de hacer. De hecho, la última vez que lo hicimos fue para contarme que iba a ser padre y que debía de dejar de hacer estas cosas por su salud mental, cosa que nos pareció lo correcto a los dos, aunque aún echamos otro ciberpolvo de despedida. Se le notaba un buen chaval, espero que le haya ido bien.

Iba a hablar en general del tema, pero según he empezado a rebobinar me he acordado de “mis favoritos”, asi que os hablaré de ellos,me pongo Susanita mode on y asi me resarzo del silencio de estos dias haciéndoos leer gilipolleces sobre mi vida y a ellos les hago un pequeño homenaje por las buenas pajas que me hice con su inspiración.

Más que nada porque con los siguientes, que eran dos, sigo inspirándome para algún momento de autosatisfacción. Eran dos hermanos, hermano y hermana, ella tenía 19 años y estaba más salida que una mesa, y el 23 y también. Yo tenía 22, y los tres estábamos en la misma ciudad. La verdad es que podían ser dos personas diferentes o una bipolar, pero que bien se lo montaba. La verdad es que igual eran dos porque un día estuvimos a punto de quedar los tres, pero no logro recordar porqué se nos torció el plan. Ella era una tierna adolescente que no sabía aún si le gustaba la carne o el pescado y quería descubrirlo conmigo, cosa que a mi me calentaba una barbaridad y nos pasábamos el dia entero diciendo que haríamos y que no haríamos. Un calentón constante. O si no aparecía su hermano, un veinteañero salidisimo a la vez que bastante tímido (si, ya se que asi de primeras suena incompatible) al que alguna vez le jodió la paja la hermana. Y un día mi caliente imaginación pensó que yo en su situación, me follaba a mi hermano/a. Y para que. Hasta hoy en día sigo haciendo que se lo monten entre ellos a mis órdenes, matando dos pájaros de un tiro, el chaval folla y ella prueba la carne primero a ver. Todo muy ciber, eso si.

Después empecé a dar rienda suelta a mi lado bdsm ya que veía que había ( y hay)  más raritos por el mundo como yo. Aquí el tema estaba algo más dificil pues a la gran mayoria no los sacabas de un “Si mi Ama” que a partir del tercero empiezan a resultar contraproducentes para el esclavo pues mi aburrimiento se activa y pierdo el interés en el cabestro. Un poco de imaginación, rebeldía, conversación… otra cosa es en real que como hables te piso la lengua hasta que tu saliva haga espuma, pero en ciber … imaginación, por dios. Pero una noche, encontré, más bien me encontró él a mi, al que pasó de virtual a real durante dos años llenos de fantasías, perversiones y desviaciones hechas realidad algunas, otras narradas cara a cara viendo nuestros ojos brillar de la excitación. Estaba más sonado que las maracas de Machín, y antes de que se le fuera la olla del todo no paraba de decirme ” siempre seremos amigos, verdad, Chatarrera?” . Y me hubiera encantado, de verdad, pero el destino y las maracas que no paraban de rebotar en su cabeza no lo hicieron posible. Se intentó suicidar porque no podíamos estar juntos según la nota que dejó, así que por prescripción facultativa  creyeron que era mejor que desapareciera por completo de su vida incomunicándonos entre nosotros de tal manera que el tiempo terminó por pasar. Espero que fuera la decisión correcta y que esté bien de verdad. No es nostalgia, aunque lo parezca por la cercanía de la luna llena, pues se que en el fondo aquello habría acabado bastante mal porque la gotera del muchacho al final era tremenda y no cambiaría mi linea del destino hasta ahora ni un milimetro para lo bueno y lo malo, que a lo hecho pecho y tetas no me faltan, pero creo que va a ser de esas personas de las que me va a ser difícil olvidarme en mi vida.

Hala, a los que me seguís habitualmente os sonará que siempre he dicho que hay una historia de la que a veces me acuerdo pero me duele un poquito recordar y que prefería no contar … pues lo acabo de hacer. Gracias de nuevo a la luna llena y a doña maria que en combinación son altamente explosivas.

Pero como yo me recupero muy rápido de los males de amores porque hay muchas moras en el bosque, después de este conocí a un tio que desprendia morbo por todos sus poros. Heterazo comercial de inmobiliaria de dia, zorrita travestida en mis manos, aquel tio tenia un vicio exagerado. Que sesiones de cibertransformación detallada al mínimo convirtiendo a aquel maromo en una zorrita viciosa vestida de colegiala. Llegamos a fantasear con pasear por las calles de Londres donde nadie nos conociera transformado. Tenia puntos tan femeninos, como volverse loco de placer en cuanto le dije que debía empezar a mear sentado y a ponerse una compresa 5 dias al mes para simular que tenía la regla, que a veces dudaba si no era gay. Sabía donde vivía pues su salidez le llevo a darme su dirección varias veces aunque nos separaran 300 km, así que ahora que vivimos en la misma ciudad cuando paso por la puerta de su casa sonrio para mís adentros pensando si habrá muchos tios en el edificio con la misma perversión.

El último que consiguió engancharme a lo tonto después de lo que empezó siendo una  inocente conversación acerca de una escapada a un pueblo de Navarra para relajarme y desconectar del mundo yo sola después de una época bastante jodida (acababa de enterrar a mi socio con 22 añitos) y que se ofreció a venirse conmigo y fue bastante descriptivo a la hora de confesarme que más que  consolarme por la pérdida lo que quería era matarme a polvos, vive conmigo ahora. Siempre ha sido de un romántico que te cagas, lo se.

En resumen y haciendo examen de conciencia, he sido mucho más exigente siempre a la hora de buscar ciber amante que amante físico, manda huevos, querida. Eso si, yo, como todos, también he dicho “es la primera vez que hago esto ” después de echar un ciberpolvo, que te devuelve mentalmente un poco de esa virginidad real perdida hace demasiados años ya.

Después tenemos el dilema de si eso se considerarían cuernos o no. Yo lo considero una paja asistida, lo mismo que te la puedes hacer con un video o un relato, pero en plan interactivo. Obviamente, mientras no se pase a reales, y ya he demostrado que no soy yo quien para decirlo porque alguna vez lo he hecho, no va más allá de una eyaculación con un amigo/a, pero sin la necesidad de aguantar el resto de consignas que fortalecen una amistad si no quieres. Vamos, el follamigo de toda la vida, pero en virtual.

Y vosotros, que pensáis ? Son cuernos ? Os gusta practicarlo?  O es la primera vez que lo hacéis?

2 thoughts on “Ciberpolvos o pajas asistidas

  1. Yo lo he hecho algunas veces… Lo más duro es tener que estar tecleando siempre, sin poder atender mi polla. Mismamente como estar esposado… 😉

    En cuanto a lo de ciberadulterio, eso depende de cada uno, de su pareja y de las bases de la relación entre ambos.

  2. que bonita la segunda foto y qué bueno este post Chatarrera.
    Yo creo que tengo un problema de falta de imaginacion porque no me atrae nada la idea de hacer cybersexo, y lo de si son cuernos o no, pues seguramente entra dentro de la categoría de infidelidad, aunque sea moral y no física.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s