Cumpleaños, Apoteosis Necia, urgencias y Lost

Pues ya estoy de vuelta, por si alguien me ha echado de menos. Con un año más cumplido a la espalda, y oye, que bien los llevo, continuamos para bingo.

Como me imaginaba, mi chico no me iba a hacer pagarle a mamadas el capricho del MacBook  pro, así que me lo regaló sin necesidad de que me prostituyera tecla por tecla, del todo, que  la barra espaciadora y la linea del ESC y F1 en adelante, ya me la tenía ganada. Lo peor de todo es que el “castigo” me lo auto impuse yo rollo negociación con secuestradores, y a veces debería de dejarme mi faceta Ama a un lado, sobretodo cuando me repercuto a mi misma en mis sádicas y perversas acciones.

El viernes tocó preparaciones para el dia siguiente, que celebraba el cumpleaños con los colegas, y todo iba sobre ruedas hasta que a mi perro le dio por atrapar en su boca a un gato callejero de un mes, y a mi chico por rescatar al gato. Resultado : el gato bien, el perro también y RescataCats con un bocado en la mano del gatito, lo que nos hizo ir a urgencias corriendo por aquello de la rabia y vaya usted a saber que más enfermedades le podian transmitir. Vacunado antirrábicamente y a contrarreloj, nos fuimos a ver a Berto y su Apoteosis Necia en el Teatro Gran Via de Madrid ( me niego a anteponerle el nombre de una marca de encimeras), no sin antes reirme un rato de él porque en el hospital se habían olvidado de darle la chapa que identifica que te han vacunado de la rabia ( cuando eres un perro, claro).

Del enorme, grande, monstruoso y fantástico Berto sobre un escenario, monologueando e improvisando, poco tengo que decir. Tenéis que verlo. Risas, risas y más risas durante dos horas. Que bueno es sobre un escenario, y que bien canta. Me gusta el humor sarcástico e incorrecto, me gustan las divagaciones estilo Faemino y Cansado ( cuya influencia se nota en su humor) y ese encantador acento barcelonés que en la tele tiene que neutralizar bastante. Vuelvo a recomendároslo si pasa por vuestra ciudad. En Madrid una noche no fue suficiente, esperamos que vuelva.

Con sólo cinco horas de sueño, el sábado iniciamos a las dos de la tarde la fiesta de cumpleaños, que se prolongaría hasta las cinco de la mañana del dia siguiente. Y la culpa la tuvo un folio, un boli y un primo al que le vuelven loco los juegos de rol. Y como todos somos igual de frikis, después de comer, entre porros, copas y la tarta de chocolate más deliciosa que haya podido probar obra de una gran amiga repostera que tengo, pasamos las horas matando lobos, resucitando niñas, emparejando jugadores por la mano de cupido y asesinando videntes, entre carcajadas y piques salvajes entre unos y otros. Pensándolo al dia siguiente, me alegraba pertenecer a una generación que no necesita consolas ni nada por el estilo para divertirse, que se nota que hemos jugado en la calle y con una tiza en el caso de las chicas o un camino de arena y unas chapas en el de los chicos, podíamos pasarnos horas. Que en otras fiestas solemos poner el Sing Star y darlo todo en el salón borrachos perdidos, nos grabamos en video y luego nos humillamos via facebook, pues también, pero esta vez no se terció así. Por cierto que hasta que descubrimos que caralibro te deja alojar videos en tu perfil los subíamos todos a youtube, así que cuando me haga famosa tendré que buscarlos y borrarlos todos. Porque no hay nada peor que estar borracho y que te de por cantar. No se que hará el alcohol que te afina los oídos hasta una frecuencia inexistente. Me estoy riendo mientras escribo esto pues el año pasado, en el cumpleaños de Chico Costura, grabé , porque me parecia que estaban cantando de muerte, a diez colegas borrachos cantando “Eres tú” de Mocedades a tres voces, que en aquel momento juro y perjuro que sonaban excelentes. Al dia siguiente, con resaca pero sin alcohol en las venas, aquello era un coro de gatos follando sin ritmo. Aún guardo el video para hacerles chantaje, porque fue terrorífico. Un aserradero emite  ruidos más afinados que sus voces. Eso si, lo guardaré para siempre por si alguno de ellos se hace famoso.

Que todos borrachos nos volvamos unos putos horteras y cantemos a Mocedades, la Pantoja, el Como una Ola y Vivir así es morir de amor, creo que lo tenemos asumidos todos.

Y llegó el domingo, dia de sueño, resaca y siestas a destiempo para hacer lo mismo que medio millón de personas en España hicimos por gusto propio, que fue levantarnos a las seis de la mañana del lunes para ver como Cuatro se cargaba la emisión de la mejor serie de la historia hasta el momento. Y si, se lo que estoy diciendo ahora mismo. Si este post lo escribo ayer a las ocho de la mañana, el tono hubiera sido diferente, pues a esas horas el cabreo que llevaba con los guionistas y con Cuatro era de impresión. Pero según fueron pasando las horas, analicé lo visto, leí teorías y me enteré de que Cuatro se habia follado SEIS MINUTOS de emisión de uno de los capítulos donde casualmente alguna que otra explicación hay, me reconcilié con la serie, aunque no con Cuatro y su despliegue de medios de mierda por intentar hacerlo todo sin ayuda y sin las recomendaciones de los que vemos la serie, los fans.

Hoy, no solo estoy reconciliada y maravillada con Lost, con lo que ha supuesto y supondrá la serie para la televisión y futuros guiones, si no que voy loca por volver a verla desde el primer capítulo, pues sabiendo como termina, y de lo que va en realidad la serie ( un owned tremendo a la comunidad lostiana que hemos creido que veiamos una serie centrada en una isla cuando lo que nos enseñaban era la vida de sus personajes) y que ahora quiero ver con estos nuevos ojos. Y si encima la Fnac saca una oferta de las primeras cinco temporadas en dvd por 99 euritos en vez de los 200 que costaría, pues reconozco que hoy me he hecho un regalo post cumpleaños que ayer a las ocho de la mañana, no me hubiera hecho.

Nada más terminar el capítulo, volvimos a urgencias mi chico y yo, esta vez porque el muchacho se me ha desgarrado medio biceps al tirar una piedra que pesaba bastante a un contenedor. Fue divertidísimo vernos a los dos comentando indignados el final de Lost en la sala de espera mientras la peña nos miraba sin saber de que cojones hablábamos. Diagnóstico : Me toca ponerme encima para follar una temporadita hasta que pueda volver a apoyar el brazo. Yupi. Me mola. A él también, todos los tios tienen ese punto vago de mejor muévete tú en vez de que te percute yo a tí, pero reconoce que a vece le pongo nervioso porque me sale la vena dominatrix y le jode que se corra cuando yo quiero y no cuando él lo piensa. Entonces, me llama cabrona aún jadeante, y yo me rio. Me encanta.

Pues eso, que he vuelto. Y por cierto, Ana García Siñeriz, el “perro” , se llama Vincent.

2 thoughts on “Cumpleaños, Apoteosis Necia, urgencias y Lost

  1. Tio, que casi me muero del susto, que creía que eras la Serrucho 😄
    Otro beso para tí, amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s