Textos de Antaño : ¿Que he hecho yo para merecer esto?

Como os prometí en este post , os pego el texto que escribí hace unos añitos ( se notará en algunas referencias) sobre la regla. Estoy muy acatarrada y no doy para mucho más, ustedes perdonen.

Una mañana cualquiera en una ciudad cualquiera. Nuestra protagonista se dirige al cuarto de baño. Se baja las braguitas somnolienta , se sienta en la taza y de repente se le abren los ojos como platos: Ahi esta. Es ella. La reconoce inmediatamente, aunque nunca antes la ha visto, conoce varias leyendas acerca de su existencia. La unica frase que sus labios son capaces de pronunciar es: “Mamaaaa ven corriendo al baño¡” .Llega ella, abre la puerta del baño y te ve con las bragas en las rodillas y con cara de terror. No hace falta que hables, y a ella no le hace falta ver nada de lo que tu has visto para decirte : “Ayy mi niña, ya es una mujercita¡ .”

Entonces tu madre te da una enorme compresa y te empieza a explicar como ponértela, lo primero que aprendes es a pegarla en las bragas y a no ponértela nunca al reves,a estar pendiente de cambiártela cada x tiempo y un monton de dogmas más que en ese preciso momento, piensas que no vas poder controlar nunca. En cuanto has conseguido empezar a andar con esos pañales nuevos, tu fiel y abnegada madre te dice que a partir de ese momento, tienes que tener mucho cuidado donde te tocan los chicos. Tú, en lo que menos piensas es en hombres en ese momento, y mucho menos que quieran tocarte nada, pero aún asi crees que es completamente imposible que encuentren nada entre tanta capa de algodon. “Mamá, no se lo cuentes a nadie”, es lo que aciertas a decir en ese momento.

Y a partir de ahi comienzan las felicitaciones, te llama tu abuela emocionada, tu tia y demas mujeres de tu familia, ya has entrado en el clan matriarcal ..gracias mamá por ser tan discreta…pero lo peor es cuando te tienes que enfrentar a tu padre, UN HOMBRE, que seguro que ya lo sabe por su “cuidadito con lo que hacemos ahora”. A pesar de todo el miedo que te produce ese primer dia, aprendes enseguida que a partir de ese momento, lo terrorífico es que no venga todos los meses.

Una vez que alcanzas la madurez y ya te has acostumbrado completamente a ella, llegan los momentos como este, en los que analizas lo que es la vida a traves de la regla y su evolución en la sociedad.

Mujeres al borde de un ataque de nervios

A partir de este momento, hay tres cosas que siempre una mujer debe de tener a mano: un calendario, una compresa y una pastilla para el dolor. Los meses de tus próximos 40 años son un continuo febrero, solo constan de 28 dias y no coinciden con el calendario gregoriano estipulado, aunque tampoco suelen ser siempre de 28 dias a no ser que tomes pastillas anticonceptivas.Y por supuesto, si tienes algo importante que hacer, la contabilidad de los días no sirven para nada y puede adelantarse o retrasarse lo que ella desee para no perderse el evento, por muchos cálculos matemáticos que tu hagas para que “no te pille”.

Los meses regliles suelen transcurrir tranquilamente hasta 4 o 5 dias antes de su nueva aparición: abres el armario para elegir la camiseta que te vas a poner y casualmente escoges la que esta cosida con fibras de estrógeno ..sientes como se transforma tu cuerpo, y al mirarte al espejo te echas a llorar porque esa camiseta te hace demasiado gorda,te cabreas porque lleva una mancha, o te pellizcas los pezones porque te pone cachonda su tacto…no te has fijado en la etiqueta, pero claramente pone “made in SPM” (sindrome premenstrual)

La elección de esta camiseta te afectara tanto a ti como a todos los que te rodean, ya sea trabajo, familia o pareja..sobretodo a tu pareja, que al verte reaccionar salvajemente ante un hecho que hasta el dia anterior te habia dado igual, corre raudo a por su propio calendario ( ellos tb tienen uno para irse sofronizando) y comprueba con desesperación que la otra cosa que mas teme aparte de las visitas de su suegra, ya esta aqui. Asi que el macho se arma de los utiles necesarios para pasar estos dias, a saber, mucha paciencia, kleenex, condones y un traje de sparring.

Todo sobre mi regla

Pero mientras los demas solo ven los signos externos de la menstruación, mala cara, ojeras, reacciones impestuosas y algun grano que otro, por dentro tu vas notando una transformación diferente. Tus ovarios empiezan a contraerse y dilatarse como los Pokemon cuando estan recopilando energia, con la salvedad de que a ti te duele y a Pikachu no, unos latigazos de dolor van de un lado a otro de tus ovarios, sintiendo todo el recorrido. Para los hombres, este dolor se podria comparar a que te dieran una patada en los huevos cada 10 min aproximadamente durante unas horas. Si estos dolores te pillan en casa, tienes la suerte de poder meterte en la cama tomando posturas dignas de aparecer en el kamasutra, con tus pastillotes al lado ( lo mejor, antiinflamatorios) y arañando la almohada..pero si esto síntomas te vienen en el puesto de trabajo, no puedes hacer mas que joderte , tomarte 2 pastillas del tirón y pasarte la mañana respirando como si fueras a parir.

Una vez que ya sentimos que el tomate esta entre nuestras piernas, todos nuestros sentidos se disparan para controlar esa serie de pautas que nos contaron el primer dia:

– comprobar en casa y en el bolso que haya suficientes pastillas y compresas de todos los tipos.

– Mirarte en cada espejo a ver si se te nota la compresa o te has manchado la falda o el pantalón ( este acto es inversamente proporcional a la edad que tengas, cuanto mas joven, mas te miras)

– Que en todos los cuartos de baño en los que entres haya papel higienico. Por si acaso, llevaremos una coleccion de kleenex encima . Tambien en este caso, es necesario que en estos haya pestillo, pues estos dias SI que vamos solas al cuarto de baño. Imaginad si no, ya tendríamos una cosa más por la que criticarnos en nuestras reuniones: “jo, tia, fulanita menstrua mas que yo, que se cree esa tia, tia, que sus ovarios son mejores que los mios?”

– Proteger el colchon con algo, porque por muy momificada y algodonada que duermas, siempre acabas manchando la cama y el pijama.

– No levantarte rapido después de estar mucho tiempo sentada y aprender a poner cara de poker cuando al hacerlo, sientes como te baja la regla a chorros.

– Localizar, en un tiempo record, donde estan los cuartos de baño del sitio donde te encuentras

– Saber diferenciar cuando un hombre en la siguiente situación : “follas?” “estoy con la regla” “me da igual”, es real que le da igual o va mas salido que de costumbre.

– No ponerte tus bragas mas nuevas en estos dias si no quieres que acaben como si le hubieran lavado las heridas al soldado Ryan con ellas, a no ser que sepas que vas a follar con uno de los que de verdad no le importa que la tengas, en ese caso al menos habra que darle una alegria.

-si crees que vas a salir y ligar, intenta no follar en la cama de él, que ya sabes como se pringa todo.Para las neófitas, es verdad ese rumor que corre de que cuando se folla se corta la regla, no es que esten tratando de convenceros por encima de todo. Eso si preparadas a salir corriendo al baño en cuanto acaben de relajarse los musculos porque se produce el mismo efecto que una botella tumbada semivacía.

– A la hora de ponerte una compresa con alas, fijarse bien en los puntos de pega. Si cada ala esta pegada por separado, primero quitar la parte central y después las laterales, en el caso contrario las alas se plegaran sobre si mismas y no habra quien las despegue de la parte inferior de esta dejandote la compresa mal colocada y nivelada. ( Nota actualizada : Gracias a Dios, esto ya me lo han solventado. Esta era la época de las primeras compresas plegadas, que llevaban dos tiras de papel diferentes, y que yo conseguía que siempre se me pegaran las alas a la banda central,habilidosa que es una.)

-ten siempre a mano las instrucciones de los tampax para ver los síntomas del shock toxicologico, sobretodo si eres hipocondriaca.

Hable de ella

En un estudio realizado por la asociación de estadistas en paro, 9 de cada 10 personas contestaron compresa al pedírseles que asociaran la palabra menstruación con otra.

Las compresas han evolucionado a lo largo de los tiempos. Nuestras abuelas llevaban toallas y paños que debian reutilizar, nosotras hasta hace unos años llevábamos pañales recortados, enormes compresas rellenas de algodon y cubiertas por papel del mismo grosor que el higienico, sintiendo estrechamente durante todo el dia la unión de tu sangre, tus coágulos y tú. Y las compresas de noche, que te hacian andar como si te acabaras de apear del caballo y casi llegaban hasta mitad de la espalda una vez colocada en su sitio.

Hasta que, un buen dia, en el año 1992 se les ocurre meter en una prensa las compresas y voilá , una compresa ultramegaextraplana con las mismas prestaciones que las de antes y con bolsita autodesechable: y lo mas cojonudo es que funciona. Inmersas en nuestra alegria de tener que reservar menos espacio en el armario del w.c. para guardarlas, nos contraatacan con la misma compresa, igual de finita y encima con alas, que tb funcionaba. De este modelo base (extraplana-con alas) han derivado unas cuantas como son las que no se descentra la regla de donde tiene que caer, unas que dejan respirar el coño con lo cual evitan el olor … Pero por otro lado la gran cagada de las compresas la han hecho con la de tanga…bien que saquen un salvaslip, pero, ¿a que mujer se le ocurre ponerse un tanga con la regla y encima bailar salsa con una falda blanca?

Los tampones tambien han mejorado, sobretodo en su aplicador, antes ese cartón con los bordes bien recortados que como te desviaras unos milímetros de la inclinación exacta para metértelo te desgarraba las paredes interiores, ahora son mas pequeños, de plastico y con los bordes redondeados . Problema; que como regles mucho el plastico se resbala hacia el interior del cuerpo a la vez que el tampax y te pringas toda la mano. Seguid pensando en la solución.

Y es que este invento que no deja de evolucionar, forma parte de la vida de todos gracias a la publicidad. La publicidad de las compresas hasta ahora ha estado hecha por hombres para hombres: os quieren demostrar que nosotras estamos jodidas con la regla, pero que si nos ponemos la compresa que os anuncian, nos encontraremos tan bien que sonreiremos a todo el mundo, bajaremos a comprar el pan y nos cargaremos chinas a la espalda en vez de fumárnoslas, y quien sabe, hasta follaremos con el tomate : desengáñense, caballeros, las compresas no llevan impregnadas lsd como hace parecer la traidora de Silke . Estamos igual de jodidas e incomodas llevemos una marca de compresas u otras.Se las estan vendiendo al sector masculino, dandoos señales evidentes para que recordeis las que teneis que comprar cuando os enviemos a por ellas al super: musiquilla empalagosa y pegadiza, niñas monas sonrientes, experimentos mágicos con agua o liquido azul para aquellos que os planteeis el mecanismos de una compresa.. A nosotras nos bastaria con que saliera un tipo estilo Arias Navarro diciendo: “españolas, la compresa ha evolucionado. Ahora lleva aire acondicionado”y no tanta flor, tanta nube , tanta sonrisita y tanta hostia.

4 thoughts on “Textos de Antaño : ¿Que he hecho yo para merecer esto?

  1. Bueno, Chatarrera, a riesgo de parecer un pardillo ante todos tus lectores, debo decirte que me has aclarado unas cuantas dudas sobre este asunto (pero no todas, no entiendo los párrafos que empieza “Los meses regliles…” y el siguiente, los dos últimos de “mujeres al borde de un ataque de nervios”).

    Es todo tan ajeno a mí, que me suena a chino, a teoría sin práctica, de ésa que se olvida hasta que no me enfrente a ello. Tengo hermanas que, por lo que dices aquí, deben ser auténticas superwomen, porque nunca jamás las he visto más alteradas que de costumbre.

    Y todo ello explicado con tu tono típico, pa’que no decaiga… 😀 😀 😀 😀

  2. tienes muchisima razón en que los anuncios de compresas van dirigidos a los hombres. Siempre me ha parecido que frivolizan tanto sobre el tema que realmente son para que ellos le pierdan el miedo a la regla, porque lo que transmiten y la realidad que padecemos si se parecen en algo es pura coincidencia.
    Es más, muchas mujeres que dicen no tener ninguno de los síntomas, o mienten descaradamente o son tan brutas que ni siquiera saben que lo que les pasa es eso, y he conocido a muchas de los dos tipos.

  3. Si te cuento lo mio con los tampones, me da para otro post, Lluna, jaja. Primero me mataban de la grima con el algodón y la cuerdecita, pero los aguantaba.

    Después, hace unos diez años, un dia de verano antes de bajar a la playa empiezo a encontrarme mal, pero muy muy mal y sospechando una salmonelosis me voy volando al hospital. Y vaya, nada más verme el médico me dijo …llevas tampax, verdad ?. Una de síndrome tóxico de las narices. Asi que ahora prefiero ni mirar la caja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s