Relato : Su coche nuevo

Tan sólo hacía un mes que había estrenado el coche, un regalo de papi por haber aprobado la carrera. Estaba muy contenta, se acabaron los interminables pasillos del metro, las carreras y los apretujones en el vagón. Los fines de semana solía coger el de su padre, sobre todo cuando salía de caza con ganas de follar, el lugar lo tenía asegurado. Si el asiento trasero de aquel coche hablara, su padre la desheredaba.
Ahora disponía ya de su propio picadero, y bastante grande, pues su viejo era de fuertes tradiciones militares y si hubiera podido comprarle un tanque para su seguridad, lo hubiera hecho.

Pero lo que más le gustaba de su nuevo coche, sin duda, era la palanca de la caja de cambios. gruesa y corta, acababa en un enorme pomo que desde el primer momento se le asemejó a una polla. El frio tacto y la suavidad de aquel acabado le excitaba de tal manera que en los semáforos se sorprendía acariciándolo como si de un glande se tratase. Poco a poco aquel objeto empezó a convertirse en una pequeña obsesión, por las noches se masturbaba como una fiera imaginándose como sería meterse aquella enorme bola por el coño; se obsesionó tanto que pensó en ir a un desguace a conseguir la misma pieza y convertirla en su consolador, pero desechó la idea por vergüenza, aunque se corrió imaginando que un sucio mecánico la follaba con la palanca.

El sábado por la mañana decidió hacer realidad su perversión; condujo hacia las afueras de la ciudad, al campo, donde poder llevar a cabo sin molestias y mirones su fantasía; aparcó entre unos árboles, tiró del freno de mano y colocó el punto muerto. Reclinó su asiento hacia atrás, se subió la falda y comenzó a acariciarse, descubriendo lo mojada que estaba ya sin necesidad de lubricante. Reclinó también por completo el asiento del copiloto, lo que dejaba el objeto de sus deseos solo en el centro, erecto, dispuesto a proporcionarle placer. Lamió la bola como si de un glande se tratara, frío en contraste a una polla real pero suave y agradable, lo mamó pellizcándose los pezones, imaginando que pertenecía a un hombre real. Colocó cada rodilla en un asiento, se abrió los labios y observó como la bola iba desapareciendo en su coño, sintiendo su fuerza, su grosor la dilató al máximo, para luego tragársela entera; lágrimas de felicidad y placer brotaron de sus ojos a la vez que se corría por primera vez; agarrada al salpicadero fue penetrándose más allá de la bola, sintiéndose muy cerda y depravada, asustada por una parte por estar disfrutando follándose su coche, pero a la vez excitada y disfrutando del momento; cuanto más entraba la bola en ella, su imaginación iba llevándola a nuevos sitios de disfrute morboso, el parking de su casa,el de un centro comercial, se imaginó a varios hombres  pegados a los cristales viéndola disfrutar con la palanca en el coño mientras se masturbaban; cabalgaba tan fuerte que sintió el frio del freno de mano en su culo; fuera de si abrió sus nalgas para sentir aquella sensación en el ojete y su culito tragón engulló parte del freno; empalada por sus dos agujeros, se corrió varias veces hasta que el placer se convirtió en dolor. Se desempaló y lamió ambas fuentes de placer, sintiendo el sabor de su sexo sobre los objetos, corriéndose nuevamente mientras lo hacía, esta vez ayudada por sus dedos.
Se recompuso como pudo y volvió a la ciudad. le ardían el coño y el culo, pero era feliz. Le encantaba su nuevo coche.

One thought on “Relato : Su coche nuevo

  1. Muy bueno el relato, solo espero que la protagonista no nos acabe reemplazando por esa máquina de orgásmos con cierre centralizado, jeje 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s