Mis pajas favoritas I : La Marioneta

Durante este verano me ha dado por toquetear un poco los programas de edición de video que cualquier Mac convierte en un juego de niños, por lo que mi destreza innata con cualquier tipo de software ( puedo parecer una cretina, pero me avala el haber recibido una felicitación de un alto cargo de una empresa muy importante de telecomunicaciones ya que reduje el tiempo de aprendizaje de la gente de mi departamento de un mes a una semana cuando les dio por cambiarnos todo el software de gestión de un dia para otro, y yo no era más que una curranta más) unida a que por fin voy acordándome de los títulos de las porno que me han ido gustando a lo largo de mi vida, más acordarme el otro día de mi colección de escenas que me ponían ( y ponen) perraca en una cinta vhs de 180 minutos que vaya usted a saber dónde estará y que maldigo cada día que decidí que ya no la necesitaba ( criba de mudanzas, ya saben, y una que ya lleva nueve en su cuerpo, ha ido deshaciéndose de tantas cosas que es mejor ni pensarlo porque luego las echo de menos todas), he decidido abrir esta nueva sección en el blog, con esas escenas que en su momento se me quedaron grabadas a fuego por lo cachonda que me pusieron o porque llevo años dedicándole un millón de pajas, da igual que sean de cine convencional o del dedicado a tal menester.

Inauguro la sección con la porno que más veces he visto, y de la que más veces he hablado en el blog, “La Marioneta” (“La Marionette”) de Marc Dorcel. Película por excelencia del porno del plus de los 90, creo que la ví las 8 veces que la emitieron, incluso debí de soltar una lagrimita cuando leí en la revista ese U.P.  ( Ultimo pase) al lado del título.

Lo bueno de esta porno es que además tiene un argumento. Como siempre la he visto sin volumen para que no me pillaran mis padres, y ahora sólo la he encontrado en francés ( para ser una porno hablan un montón), podría decir que el argumento más o menos trata de un tio que tiene un poder especial para convertir muñecas diminutas en personas o viceversa, no me quedó muy claro. Una de esas muñecas le cuenta a su comprador, desde dentro de la caja, como era su vida antes de convertirse en muñeca, o sea, se dedicaba a follar. El final no os lo desvelo porque aunque en este tipo de cine no se de muy a menudo, tiene un final bastante chulo. Y no se casan.

De esta película me gustan cuatro escenas o momentos especialmente; yo paso de cero a cien en nanosegundos por algo que haya visto, no tiene que ser explícitamente sexual, en cualquier cosa que vea, ya puede ser una película, un cuadro, un verso de una canción (” y es que tus ojos no me miran porque yo no miro al suelo” es una de mis últimas favoritas, por ejemplo) o una coreografía de Lady Gaga, cualquier cosa de repente me provoca una erección mental ( lo que me alegro de no tener rabo, por dios).

Volviendo a las escenas que me gustan, divagator, estas son : Escena de provocación vestida de bailarina ( escena larga), momento en que se sienta sobre las piernas del marionetero durante la exhibición en la sala de billar ( escena de medio segundo, lo que comentaba antes), y al final de la película, un momento en que la “muñeca” está de pie con un tanga de vinilo, una red, botazas y el tio está a sus pies ( otra escena de segundo y medio).

Pero la escena por excelencia que tiene el número uno en mi ranking personal pajillero, y ya van 18 años con ella ( joder, que hostión me acaba de dar la realidad , jaja) es ese momento bollo entre la dueña de la casa y la muñeca; la primera vez que vi a Anita Blonde y me enamoré perdidamente de ella. Los ocho pases los vi por esta escena, no hace falta decirlo. Y es que la señora Blonde está tremenda y me parece la tía más buena que mis ojos hayan visto jamás ( la segunda es Lucy Lawless) con las tetas más bonitas del universo ( y encima reales), y con unos ojos y unas piernas impresionantes. Y encima la muy puta tiene un tono de piel estupendo sin ningún tipo de marca. Vamos, que a mis ojos es perfecta, la muy perra :

Esta escena me impresionó por todo eso y por lo bien que se monta el bollo, que a lo mejor era el primero que veía en mi vida con una tía que me excitara, pero el momento pezón-clítoris me parece enloquecedor y es algo que me hubiera gustado pedirme por mi cumpleaños para que me lo hiciera. Eso si sería un Emocion Day y no conducir un Ferrari. Es algo, Anita Blonde aparte, que siempre he querido probar desde que lo ví, la sensación de un pezón frotando mi clítoris o la de mis pezones estimulando uno, que también tiene que ser muy excitante cambiar la lengua y la saliva por un clítoris y su excitación en las sensaciones de tus pezones.

Me estoy poniendo tontorrona. La escena, para mi, es perfecta hasta el final ( aunque la jode un poco el marido mirando que le quita plano a mi Anita), pues esa cara que pone ella de pillina cuando acaban ( escena de milisegundos), me eleva a los cielos porque es la mueca exacta que hacía uno de mis esclavos antes de arrodillarse a lamer. Pero clavadita. Esto no lo descubrí hasta que lo le conocí a él, claro, pero como ya he hecho saber con ese golpe de realidad, lleva casi dos décadas rondando mi mente y entrepierna.

Como soy una tía supermaja además y seguro que a alguno le he dejado con la intriga de la peli, aqui tenéis un enlace para verla enterita online. De nada.

4 thoughts on “Mis pajas favoritas I : La Marioneta

  1. Hola, Chatarrera.

    Anita Blondie no me es desconocida… Tengo por ahí una película de Papillón films, no sé cómo se titula, ella hace de dueña de una clínica privada que está en la bancarrota y no consigue un préstamo para evitar el embargo de su piso. Así que recurre a sus encantos para conseguir el dinero, lo que a su vez genera una cadena de favores en la que todo el mundo folla… excepto el del banco que le presiona para que pague, que se queda a dos velas, pese a las súplicas de ella.

    De todos modos, es sorprendente lo ultradefinidas que tienes las “escenas clave” que te ponen, en ésta y en cualquier otra película, como si tuvieras un potente procesador de memoria en tu cerebro que registrara las sensaciones que te despiertan, clasificándolas por tiempo, duración, contenido y estimulación… Yo creía que era más propio de chicos que de chicas, pero yo soy un chico, y ya no me guío por eso. Quizás una de las causas es que ahora, con internet, se dispone de porno hasta para rellenar el colchón, cuando antes era la excepción, lo escondido, lo difícil de obtener y disfrutar… (tú misma lo reconoces, con tus anécdotas del plus) y lógicamente las escenas clave se grababan a fuego en la mente.

  2. Me he sentido totalmente identificado con la cinta de vhs de 180 minutos que se perdióenlasmudanzasperototalsiyanomehacíafalta…..

    yo tengo una así, perdida, extrañísima, larguísima y con una especie de pseudoargumento en la que un tipo entra en un tren, se queda dormido y aparece en otro mundo, donde las reglas son totalmente diferentes, incluso hombres y mujeres para perpetuar la especie tienen que inseminar de manera diferente….,

    pero lo que yo quería compartir es la escena final de 616 DF de Sandra Uve, donde Mónica Sweetheart, Jane Darling, Ramón Guevara y otro tipo que no sé quién es hacen una escena alucinante. Tan alucinante como la cara de Mónica (que no me gustaba especialmente hasta esta escena) hacia el final de la escena….. no digo más, mejor verla…

  3. Arturo, también se me graban ahora escenas o imágenes a fuego con el porno de internet.Me imaginaba que eso es más de cerebro de tío, pero ya a estas alturas no me asusto de mi manera de pensar. Por suerte y ya viendo como la cagué con el vhs, ahora hago hasta copias de seguridad de mis pajas favoritas. Por cierto, yo curré para Papillón ( no como actriz)

    Trasto, llevo todo el fin de semana buscando la peli para ver la escena y no la encuentro 😦 Una pistita… y ya describiré una que me gustaba mucho y no recuerdo ni la porno, ni los actores ni nada, sólo una escena ( que fue la que me gustó, claro).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s