Mis pajas favoritas II : La Masajista 2

Esta es mi segunda peli porno favorita, también descubierta en esas noches de viernes y canal plus adolescente. Esta no la ví más que dos veces, la primera porque tocaba, y la segunda para enterarme del título y comprobar si de verdad me ponía tanto la escena como la primera vez, porque me llamó excesivamente la atención, era la primera vez que veía algo así y me había puesto perraca perdida, y quería comprobar si es que en ese momento estaba tan cachonda que me hubiera dado igual que fuera el oso Yogui o lo que en realidad vi.

Y el hacer este tipo de retrospectivas me hace reir porque desde que entré en el mundo bdsm por las experiencias y la gente conocida he pensado siempre que el sádico ( o masoquista) nace, no se hace, y este tipo de cosas, esta escena, mi calentón con las botas de Dyana en V, que Caponata pisara a Perez Gil ( siempre había pensado que el caracol se llamaba “perejil”) y más cosas que no recuerdo o que recordaré, me hacen ver que de verdad lo he tenido latente toda mi vida, aparte de que mi madre siempre me haya descrito con la palabra “sádica” entre sus adjetivos. Y eso que es mi madre.

Volvamos a la película. Desconozco si existe “La Masajista” a secas, pero esta es la segunda parte. Me edito a mi misma : Si, existe. Es del año 90 y la protagoniza Jenna Jameson antes de convertirse en la pasa anoréxica que es hoy en día, pobre mujer. La segunda parte está protagonizada por Ashlyn Gere y Asia Carrera, que protagoniza una escena al principio de la película que también me gusta mucho, donde uno de sus clientes le solicita un masaje “especial” y la cara de asco y desgana que le echa al asunto me pone a mil.

Pero la escena que me dejó con la boca abierta es esta :

Ahora entenderéis toda la parrafada anterior sobre los sádicos que nacen y bla bla. No recuerdo lo que debí de pensar exactamente en ese momento, pero debí de flipar. Aparte de ser la primera vez que veía una escena así en mi vida y que la pillé empezada, aluciné con el arnes ( al principio recuerdo que pensé que aquello era un travesti, sin saber también mucho que imagen tenía que tener un travesti desnudo, y por unos dias, hasta que pude volver a ver la película, pensaba que un travesti era una mujer con un rabo de goma, y lo del arnés me pareció una idea excelente para hacerte un hombre como los rellenos de sujetador que habia cuando no se llevaba rellenarse de silicona). Si, el despiste que llevaba era cojonudo, pero no me voy a avergonzar porque ninguno hemos nacido sabiendo, y yo además de no tener hermanos estudiaba en un cole de monjas, por lo que mi despiste podía haber sido aún mayor.

Esta peli, no se porque, debía de ser que mis padres no estaban en casa, la escuché con volumen, y el diálogo fue ya determinante para que se me encendieran todas las luces. Es que no me digais que no, para ser porno convencional es de lo mejorcito que he oído.

Un inciso : No veo el teclado del ataque de risa que llevo. Tengo puesta la escena mientras escribo esto, a bastante volumen porque los albañiles siguen golpeando en el piso de abajo. El silencio se ha hecho en el momento en el que Ashlyn le ha dicho “Te gusta ser follado por una enorme polla verdad?” . Mejor voy a poner música. Eso si, han aumentado el ritmo de los golpes. Igual lo han tomado como una amenaza.

Después de ese primer visionado impactante, busqué el nombre de la porno en la revista del plus para ver el título y no perdérmela. Debía de ser de los últimos pases porque ya digo que en la tele la vi solo dos veces, frente a las 8 de La Marioneta, por ejemplo. Y esta segunda vez, ya viendo la escena entera, descubrí que aquella chica no era un travesti ni por asomo, pero que el chico era gay y que por eso le gustaba que le diera por culo. Un poco menos despistada, pero aún bastante, ya lo se, ahora me rio.

Pasó el tiempo, los años, le dediqué unas cuantas pajas en mi cabeza al momento porque me había parecido de lo más excitante que había visto mis ojos, hasta que la vida me hizo entender lo que realmente pasaba en esa escena. Y me volví loca buscándola porque no recordaba ni el título, ni los protagonistas ni nada, sólo ese momento; hasta que gracias a que pertenecía a un foro de frikis pajilleros donde sólo se hablaba de porno principalmente, encontré respuesta a mi pregunta y por fin volvi a encontrarla. Y además me gusta que sea en tan baja calidad, rollo ripeo de un video vhs, porque le da más solera, o un puntito vintage a mis recuerdos, aunque estos siempre son en blanco y negro porque la tele de mi habitación no era a color.

2 thoughts on “Mis pajas favoritas II : La Masajista 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s