Salida como una perra

Esta luna viene fuertecita. Ayer tuve de los dias más payasos que podía tener, con una reunión de tipos serios encorbatados de por medio que me tenía un pelín nerviosa, pero que al final resultó muy productiva y gratificante, pese a que solté gloriosas frases como “te puedes crear un canal en youtube para ingenieros obsesivo-apasionados” y que me decantaba más por el color “rojo sangre coagulada” cuando diciendo “granate” hubiera quedado algo menos sádica.

Por la tarde tuve un pequeño reencuentro con alguien que la cagó conmigo hace un par de años, a cuyo cabreo correspondiente le dediqué un par de post por aquí; me gustó ese reencuentro. Seguí sintiendo el mismo desprecio que siento por esa persona, pero me gustó especialmente la mirada de “la he cagado contigo” que me dedicó todo el tiempo. Si, la cagaste. Y sigues con los pantalones manchados.

Llegó la noche, y con ella, la vuelta a casa. Y  debió de ser la presencia de la luna ya en todo lo alto, que me dio un ataque de locura que acabó agotando mentalmente a mi chico. Y eso me hizo una gracia que me moría, porque mi madre me ha soltado la frase “Chatarrera, me agotas” ( cámbiese por mi nombre real, que mi madre no conoce mi alter ego) muchas veces, y nunca había entendido el porqué de su agotamiento si no la estaba haciendo andar. Todo empezó por culpa de una noticia acerca de que si le pasa algo a la tierra, podríamos irnos a vivir a otro planeta. Y a mi me dio eso una vaguería que te cagas. Porque claro, a ver que te llevas al otro planeta que te sea imprescindible para vivir, porque yo necesitaría mi casa entera, aparte de una wifi. Porque llevarte cosas a otro planeta me da que va a ser rollo “lo que te quepa en una samsonite que en el transbordador espacial no hay sitio”  y así no se puede inicia una nueva vida. Así que decidí que lo que era yo, moría con el planeta. Además, llegué a la conclusión de que no pasaría nada en realidad, al menos en España. Si os fijais en todas las películas de catástrofes, meteoritos, alienígenas y movidas por el estilo, todo empieza siempre en Estados Unidos. Así que allí ya sólo por la de guiones que tienen escritos sobre cualquier tema horripilante, seguro que tienen la solución a cualquier problema mundial que acontezca. Pero si aún así no pudieran solucionarlo, tranquilos, España no aparece en el gps de los meteoritos y marcianos. Vuelvo a remitirme a sus guiones, jamás he visto destruida la Sagrada Familia o la Puerta de Alcalá por el ataque de nada en ninguna peli, pero la torre Eiffel y el Coliseum, por poner un par de ejemplos, han sido derribados, quemados y meteorizados más de una vez. Y me pone mucho más la estética Mad Max que la de los Mundos de Yupi.

En fin, que hilando hilando, acabé agotando mentalmente a mi chico, que se metió en la cama cuando yo ya estaba dormida por si acaso me daba por teorizar en horizontal.

Esta mañana todo había cambiado. Según he abierto los ojos, se han apoderado de mi unas ganas de follar increibles. He esperado a que sonara el despertador para que se despertara mi chico y poder agarrarle el rabo un rato, pese a que esa erección matutina de primeras no me corresponde a mi si no a la taza del wc. Como se tenía que ir a currar rápido, sólo me he frotado unas cuantas veces mientras se vestía, y al final se ha tenido que bajar a desayunar con el rabo fuera del pantalón porque la erección no le cabía en el pantalón. Es divertido verle desayunar así.

Después de amenazarle con que esta noche lo voy a dejar seco, se ha ido a currar. Y yo estoy que pego botes por toda la casa. Por un lado pienso que para aguantar todo el dia, me voy a tener que hacer una paja si o si . pero por otro, se que eso va a ser abrir la caja de Pandora, porque un orgasmo solo no me va a valer para nada, que me siento en un estado de “comer pipas” es decir, que como empiece no paro. Que podría hacerme una super paja de las de varios aparatos vibrantes en todos los agujeros que se me ocurran, pero siento que tal es mi estado que también pienso que lo único que va a ponerme es más cerda aún. Pero claro, el mero pensamiento de llegar a ejecutarlo y en la elección de los elementos a insertar más grandes y más vibrantes me enciende aún más, y empiezo a notar tal presión en la zona genital que veo que me voy a acabar provocando un tremendo orgasmo mental.

Pero es que me apetece rabo. Rabo real. Una polla dura, gorda y caliente con un humano detrás que la empuje. Y notar esa corrida calentita dentro rellenando el poco espacio que queda. Ese es el bálsamo que necesito hoy, y que ningún cacho de plástico me va a poder dar.

Joder que largo va a ser el día.

One thought on “Salida como una perra

  1. Ufff qué malo es eso !!! no sé por qué le hace tanta gracia a la gente, porque a mi no me la hace !!
    Una vez tuvimos una perrita que estaba en celo y como no podía tener lo que le hacía falta, estaba la pobre con la mirada vidriosa y la cara mustia; me dio tanta pena que desde aquel día no puedo menos que comparar lo que me ha pasado a mi en varias ocasiones con lo que tenía ella, no creo que se olvide en la vida sus mirada vidriosa.
    Espero que tuvieras lo que te hacía falta Chatarrera 🙂
    Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s