El chocolate no es sustitutivo del sexo

Hoy igual resulto un poco categórica y hartamente rebatible, pero debe de ser que en estos momentos me encuentro con la hiperactividad que tienen los niños cuando les das algo con azúcar así que es probable que el post os resulte algo inconexo, pero ya veréis como al final el tema tiene algo que ver con el título, esta vez lo prometo.

Hace un par de meses me compré estos pantalones para seguir con mi tónica de ni unos pantalones te puedes comprar normales, pero me lie entre las inches y los centímetros y los compré una talla más pequeña que la mía. Como me costaba más casi reenviarlos para el cambio que ponerme a régimen, me ha dado por lo segundo. Como desequilibrada alimenticia, en cuanto me he impuesto unas reglas sanas de comida y un poco de ejercicio, he conseguido entrar en los pantalones en poco tiempo, así que ya que me he animado, voy a seguir con mi crisis de los 34 hasta Mayo, que como cumpliré un año nuevo, me dará por otra cosa como pintar al óleo o algo así.

Por otro lado, como mi chico es muy solidario si o si , pues al pobre lo tengo alimentándose de lo mismo que yo, lo que le ha hecho también perder peso y ponerse más buenorro de lo que está. Esta frase alabadora, que se que va a leer, no me va a servir de nada, porque, y pasamos al segundo tema que va a hacer de nexo, desde el jueves mi estado de salidez es tal que ayer ya me trajo dos paquetes de pilas para que recargara los consoladores y le dejara en paz. Aún así conseguí mi objetivo, y es que las ganas de rabo que tengo, para no andarme con sutilezas, son descomunales.  No me valen las pajas, ya me puedo dejar el clítoris escocido y meterme un vibrador del tamaño de un cono de tráfico, que lo único que me relaja es un buen trozo de carne caliente, el plástico no es lo mismo. Vamos, que toda la apatía que sentía hace unas semanas, se ha ido a tomar por culo, de lo que me alegro una barbaridad. Quizás también este estado de salidez tenga que ver con que me ha dado por volver a escribir relatos largos, tengo una idea en la cabeza que empecé a plasmar casualmente el jueves y mi propio calentón mental imaginando como van a ser las escenas y describirlas, me tiene de un cerdaco supino.

En tercer lugar, el otro día nos acordamos mi chico y yo, en un momento revival y gracias a que los bollycao han vuelto a sacar los “toi loquesea”  (que ya me parecían una horterada hace 20 años, no os quiero contar ahora … el “acidddd” va a volver en cualquier momento, veréis) empezamos a recordar el sabor de los donuts, triángulos, cuernos y cañas de panadería de toda la vida y no la mierda de sucedáneos incaducables que hay ahora, cuyo chocolate no sabe igual que el que paladeábamos ni de coña, al igual que las crema de las cañas o el bizcocho de aquellos enormes triángulos que yo jamás conseguí acabarme. Dependiendo de la edad que tengáis, se que a muchos os estoy haciendo babear como a perros de Pavlov cualquiera, jaja. Visto que los dos no somos grandes aficionados al chocolate especialmente, achacamos este momento a que nuestro cuerpo nos estaba pidiendo chocolate por cosa del régimen a grito pelado.

Bien, pues el volver a comernos un cuerno de los de antaño ( ahora lo llaman canuto, y oiganme, para mi los canutos era lo que me fumaba después de comerme el bollo. De hecho si en google pones “canuto chocolate” ninguna imagen te muestra su producto y si poniendo “cuerno chocolate”), se convirtió en una pequeña obsesión durante unos dias, aparte del sexo.

Esta mañana, de paseo con mi hermana, hemos pasado por delante de la panadería en la que de pequeña, los compraba. Me he asomado al escaparate, y ahí estaban. Temblando de la emoción, después de los rigurosos que es de tu vida recíprocos, le he preguntado si esos cuernos eran exactamente los mismos que ha tenido toda su vida. Riéndose ( me da que no he sido la única que se lo he preguntado), me ha dicho que si. Le he pedido que me lo jurara, y sin parar de reirse, me ha regalado un paquete de tres, que me ha hecho sospechar porque venían envueltos pero me fiaba de su palabra.

Muertos de la alegría por nuestros cuernos comestibles (especifico), esta noche parecíamos dos niños pequeños cenando poquito porque queríamos dejarnos sitio para el postre, medio cuerno para cada uno, para no abusar. Tan sólo el olor que ha surgido al abrir el paquete a ese chocolate que recordábamos, nos ha hecho sonreir y empezar a pelearnos por como cortábamos el bollo porque ambos recordábamos exactamente cual es la parte que más chocolate lleva en su interior, y los dos queríamos disfrutarlo por igual. Que teníamos otros dos cuernos más esperándonos y que no era necesaria esta pequeña disputa de hermanos y que superamos la treintena, pues es verdad, pero ha sido mucho más divertido comportarnos así.

Bombero del cuerpo de idems de Zaragoza, foto del calendario benéfico del 2008, Mayo

Si en el momento que me lo estaba comiendo aparece el cuerpo de bomberos de Zaragoza entero (  me cago en la puta, que yo vivia muy cerca de su parque de bomberos, si lo se me vuelvo pirómana)  erectos dispuestos a hacerme lo que les pidiera, no los hubiera cambiado por ese momento casi orgásmico ( está claro que los bomberos iban a conseguir más en ese aspecto) de volver a saborear mi infancia en un trozo de chocolate. Dios, con que gusto me lo he comido.

Concluyendo, el sexo cuando te lo pida el cuerpo, y el chocolate también. No hay rabo que pueda sustituir el sabor del chocolate en tu boca cuando te apetece ( bien, en esto no voy a ser muy categórica porque nunca se la he chupado a un negro e igual algo hay de semejanza aunque sea sólo por la sensación  visual de estar comiéndote un brazo de gitano) y desde luego, cuando hay ganas de follar, donde esté un buen rabo que te haga gritar, que se quite la factoría Milka.

One thought on “El chocolate no es sustitutivo del sexo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s