Relato : Felizmente casada

Casada hacía cinco años, quizás demasiado joven, a estas alturas de su relación quería probar nuevas sensaciones antes de que su marido la preñara y tuviera que dedicarse a cuidar a su prole. Aunque no había conocido otro varón, no deseaba serle infiel con otro hombre; quería ir más allá y probar aquellas cosas que siempre habían estado rondando su mente y por vergüenza o pudor, nunca se había atrevido a pedir. Su marido, un hombre culto y religioso, jamás la ataría a la cama y la llamaría zorra,  ni la follaría por el culo tirándole del pelo; aunque le gustaba que la obligara a consumar a diario entre las diez y media y las once de la noche, jamás habían follado en otra postura que no fuera la del misionero, a no ser que gracias a alguna copa de vino extra llevara a un ligero cambio de postura. Le gustaba cuando después de que él se corriera, tuviera que levantarse a prepararle su tradicional vaso de leche caliente, mientras sentía la suya resbalando entre sus muslos. Muchos días aprovechaba el minuto y medio que le proporcionaba el microondas para masturbarse en la cocina, de pie, asida a la encimera y mordiéndose los nudillos para que él no la oyera suspirar. Dos noches en semana, aleatoriamente para que nunca llegara a sospechar nada, agregaba unas gotitas de valeriana al vaso de leche de su marido. Esto le hacía dormir tan profundamente que ella aprovechaba para deslizar el pantalón del pijama de su marido y mamarle la polla despacio hasta que se corría en su boca. Le encantaba metérsela en la boca, aún dormida, y saborearla poco a poco sintiendo como reaccionaba a su lengua, engullirla hasta el fondo de su garganta evitando la arcada, con la práctica había conseguido que la polla entera de su marido entrara en su boca y llegara hasta la campanilla. Cuando sentía el sabor salado en su lengua, aceleraba sus caricias, siempre con cuidado de no hacer ningún movimiento brusco que le despertara, hasta que lo sentia derramarse en su boca, momento en el que ella llevaba su mano a su coño empapado, deseando correrse. Aún sin tragar el esperma, se dirigía al baño y sobre los calzoncillos sucios de su marido, y a cuatro patas en el suelo como una vulgar perra, lo lamía acariciándose con fuerza el clítoris, arrancándose orgasmo tras orgasmo.

Su marido jamás permitiría consciente que ella le comiera la polla. Aunque sabia de sobra que de vez en cuando acudía a los servicios de una profesional para tales menesteres, sentía un respeto desesperante hacia ella.

Y ella deseaba que cuando su Marido y Amo llegara a casa, tuviera que estar esperándole de rodillas tras la puerta, desnuda, tan solo adornada por un collar de perra; que le tirara del pelo y le escupiera en la cara como saludo, en vez del tradicional y frio roce de labios; desnudarle y lamerle los pies sudorosos y cansados, prepararle el baño y suplicarle que sustituya la toalla por su lengua a la hora de secarse; que la obligara a lamerle el culo mientras se masturbaba, y después recoger su corrida con la lengua del suelo; soñaba con cenar a sus pies en el suelo, como una perra, y que la azotara fuertemente sobre sus rodillas cuando algo no le pareciera correcto; quería que la sacara a pasear desnuda con una correa, que la obligara a ir a misa los domingos con un consolador en el culo y pinzas en los pezones; deseaba que como premio a su buen comportamiento, le rociara con su orin y la dejara durmiendo en la bañera, desnuda, satisfecha de su condición, en vez de en aquella cama.

Pero no se atrevía a decírselo.

 

4 thoughts on “Relato : Felizmente casada

  1. Mis saludos y besos, Chatarrera. Espero que todo te vaya bien. Mi blog, cuyo enlace veo que permanece en el tuyo, vuelve a estar en activo, por si quieres darte un paseo. Repito saludos y besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s