2K : El polvo currado

Inauguramos año y sección ; 2K es la continuación en el tiempo de TFT ( También fui Teen) y pertenece a las experiencias vividas durante mi década veinteañera, aunque es probable que me acuerde de alguna más de mi adolescencia y las vaya escribiendo.

Para el año 2000, ya llevaba tres años casada ( uno siendo infiel) y aunque creo que sólo he contado mis primeros cuernos, los segundos también fueron bastante “especiales”  ( pero ese será otro post), hasta que se convirtió en algo más cotidiano en mi vida ( pero que zorrón, hija mía).

Como curraba de noche y realmente no empezaba a trabajar de verdad hasta las 4 de la mañana, desde la hora bruja hasta esa hora las pasaba chateando con quien me encontrara. Como era el comienzo de internet en España, éramos cuatro y el de la guitarra los que disfrutábamos de la conexión como ya he dicho alguna vez, asi que el grupo de personas a encontrarte por las noches en un chat era bastante selecto y sin faltas de ortografía. A esas horas de la noche, lo más fácil y común era encontrarte con gente que currara también de noche, por lo que principalmente, conocí médicos. Y de Sevilla. Tenía una especie de radar para este sección de la población, escaso, todo hay que decirlo, pero en mi curriculum hay tres médicos y un ambulanciero de esta provincia. Antes de que os mate el morbo, no, no nos lo montamos en la ambulancia.

El primer médico que conocí estaba como un queso el condenado, pero bueno bueno bueno a rabiar, y con el que eché un par de polvos en Madrid gracias a una visita a mis padres y una convención inventada por su parte, que nos hizo disfrutar como enanos ( yo al menos me lo pasé de muerte, redios que bueno estaba), y después le dio cargo de conciencia, se lo contó a su mujer y lo dejamos, no sin antes llevarme algún insulto de la enardecida hispalense. Eso es algo que siempre me ha hecho gracia de nuestra naturaleza femenina, la puta manía de echarnos la culpa unas a otras cuando el cabrón, ha sido el tio, que mis padres si estaban en Madrid, su convención no.

Acto seguido conocí a un chico muy majo, muy inteligente y que tenía una visión de la vida bastante chula. Me encantaba pasarme las noches hablando con él, hasta que una convención ( esta vez real) , bueno, más bien un fiestón de los del “nº de teléfono de la Guardia Civil -1 ”  (esto es un jeroglífico para que descubrais solitos a que grupo pertenecía) otra vez en los madriles, hizo que nos conociéramos. En esa misma fiesta conocí a su jefe, otro médico sevillano, bastante guapo ( es que a mi un moreno de ojos oscuros me vuelve “chalá”) con el que me pasé media noche de risas salvajes y muy buen rollo pese a que mi pareja aquella noche era su subordinado. Pero como soy una buena chica y muy diplomática, al que me follé fue al ambulanciero.

Pasaron los dias, y nos encontramos en el chat nuevamente los tres. Médico y yo empezamos a intimar más, cosa que hacía rabiar bastante al ninonino sobretodo porque cuando yo estaba por el chat, siempre le tocaba salir a él a las urgencias, dejándome a solas con el jefe. Enseguida nos intercambiamos los teléfonos y pasamos del chat para estar el puñetero dia entero hablando. Cuando digo el dia entero, podían ser ocho horas tranquilamente. El buen hombre no es que me tirara los tejos, es que me ib a descalabrar con ellos, y yo, pues me dejaba querer. Me encantaba hablar con él, y me reía un montón. Y además me llamaba “mi niña”, las dos palabras que me hacen chorrear después de “mi Ama”,( jaja), así que me tenía en una nube constante. Y propuso que nos encontráramos y echáramos ya de una vez el polvo del que ambos queríamos disfrutar. No recuerdo el porqué estaba un pelín reticente ( me debí de dar un golpe en la cabeza o algo, yo, casi rechazando un polvo, dónde se había visto eso) y comenzó una especie de acoso-derribo sentimental de “te vas a enamorar de mi hasta las trancas” que el muy capullo consiguió.

Cuando me llamaba, siempre me cantaba alguna canción. Cantaba bastante bien, y creo que ha sido el único tio que me lo ha hecho alguna vez. Somos más nosotras las que tenemos ese sentido musical romántico de “escucho esta canción y me acuerdo de ti” , o al menos, si que lo reconocemos. Como trabajaba a cien kilómetros de Sevilla ( o sea, en Cádiz) , me llamaba durate el trayecto, ponía la música en la radio de su coche y me iba cantando todo el trayecto canciones muy románticas, y a mi me daba palmas el coño, claro, que para eso tenía 23 años y el 40. Y siempre, en algún momento, me cantaba la misma, una canción que yo no había escuchado en mi vida (por lo lejano a mis gustos musicales), pero que tenía una letra tan concisa que me ponía cardiaca cada vez que se la escuchaba. Nunca me quería decir de que grupo era, y una vez llegué hasta a cantársela a un dependiente de la fnac sin resultado favorable ( y cara de alucine por su parte). Vamos, que la cancioncita me volvía loca.

Un día, no me llama. Como lo había hecho siempre, a todas horas, aunque estuviera en mitad de una urgencia (llegué a hablar con él yendo en helicóptero y todo, la virgen que enganchón llevábamos) me preocupé una barbaridad y le llamé yo. Me rechazó la llamada. Comida por los celos, los nervios y medio histérica, repetí la operación cada diez minutos, hasta que , o acabé con su batería, o me apagó el teléfono el condenado. Y ahí estaba yo, intentando disimular mi cabreo, decepción y ganas de llorar delante de mi marido que achacaba a las hormonas mi cambio de humor ( que buena excusa ha sido la regla siempre, chicas) cuando veo su teléfono en la pantalla de mi móvil. Me entró una urgencia salvaje por bajar a la perra a la calle, y cogí la llamada.

Me preguntó si estaba sola, le dije que si aunque sentía que él no, que tenía follón de fondo. Mandó callar al personal que lo rodeaba, y me dijo que escuchara atentamente ; oí una voz que decía ” Dedicada a tí, Chatarrera” ( sustituyamos chatarrera por mi nombre real) y empecé a oir esto, en directo, no un cd :

Era la canción que me cantaba a diario ( bueno, se llama “si no te tuviera a ti”el título está mal en el video), interpretada por el grupo original. Vamos, que Siempre Así me estaban cantando al teléfono en ese momento, y yo, flipando pepinillos de colores parada en mitad de la calle con el teléfono en la oreja. Después de aquello, no pude más que hacerme un viaje relámpago a Sevilla y zumbármelo claro.

Este post viene porque esta mañana he escuchado esta canción en la radio después de cien mil años, y me he sorprendido a mi misma porque aún me acuerdo de la letra, aunque me pegue cantarla lo mismo que a un cristo dos pistolas, jaja.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s