Pajas para dormir

 

 

 

Vale, si ya se que estoy muy perdida del mundo pero es que, resumiendo, estoy que no puedo con mi alma, por lo que la inspiración celestial para escribir nada anda bastante escasa. Podía decir que el perro se ha comido mi teclado, pero sería mentiros. Ya sólo me quedan 10 semanas para expulsar al alien y con este calorazo tengo la misma agilidad física y mental que una señora de 90 años.

 

Antes de ir con el tema que me ocupa hoy, un inciso al post anterior : dos dias más tarde creo que llegué al culmen de sueños eróticos extraños soñando que me enrollaba conmigo misma, por lo que lo disfruté doblemente, pues lo que me hacía me gustaba doblemente. Raro, raro, a lo mejor es que he alcanzado unos niveles de egocentrismo insuperables.

 

 

 

Bien, al lío.

 

 

 

Supongo que por todos es sabido ( y los que no, lo van a descubrir ahora) que lo mejor que puedes hacer para quedarte dormido en un día de esos que comes techo por causas naturales ( ya si vas puesto es otro rollo, supongo) es hacerse una pajilla que ayude a conciliar el sueño, mucho mejor que contar ovejitas, al menos más divertido, aunque tengas que activar el cerebro para pensar en algo que te excite y conseguir soltar todas las endorfinas que van a hacer que te quedes frito.

 

 

 

De adolescente, o cuando duermes solo, es fácil, te la pelas una, dos o tres veces, las que necesites, hasta que te agotes. También es bastante factible no llegar ni a correrte y quedarte sopa en mitad de tu fantasía masturbatoria, que a mi me ha pasado alguna vez despertarme con la mano dentro de las bragas y tener que recordar si he llegado a correrme o no. Lo mejor es hacerse una paja del estilo puro vicio – aburrimiento, nada de juguetitos o posturas extrañas porque te activaría lo suficiente como para desvelarte aún más, tiene que ser automático y casi sin pasión, agarrarte al cimbel o clítoris (dependiendo de tu sexo) y hala, a darle caña.

 

 

 

Lo complicado, o más morboso, es cuando no estás solo en la cama, véase normalmente que es tu pareja habitual la que está al lado a la que no puedes despertar sin que te de un berrido para follártela, que también es una opción porque cansa más que autosatisfacerte, porque si es un lio ocasional si que es recomendable despertarlo/a que queda muy tierno eso de un polvo en mitad de la noche. Vamos, a mi al menos me mola.

 

 

 

Pero volviendo al primer caso, la cosa es correrte sin despertarle. Los colchones de latex que no botan han sido un gran invento para este menester, pues la otra persona no nota el movimiento que haces, lo jodido era con los colchones de muelles.

 

 

 

Yo creo que la mejor postura es boca arriba, al menos para una tia porque es más fácil tener las piernas ligeramente abiertas y es una buena postura, nada forzada, para quedarse dormida. Reconozco que boca abajo también mola, porque la presión de tu mano y el colchón da bastante gustirrinin y quizás sea más rápido, todo depende de si para tí también es una postura natural para quedarte dormida. De lado, en el caso de las tias, resulta algo más dificultoso porque acabas por tener que usar sólo la yema de un dedo para darle caña al clítoris, y la pierna que tienes encima reduce la movilidad de tu mano y acabas muerta del aburrimiento, aunque para empezar a darle al tema y después cambiarte a una de las dos posturas antes mencionadas tampoco está mal. Teniendo rabo ya, creo que es más fácil porque en cualquier postura sobresale, aunque boca abajo probablemente dejes demasiado rastro de tu insomnio para la mañana siguiente.

 

 

 

Cuando lo haces teniendo pareja habitual y conociendo su ritmo de sueño, enseguida aprendes a como masturbarte sin necesidad de despertarle, que depende de cada quien puede ser mosqueante (a mi no me ha pasado nunca, pero oye, me resultaría morboso), asi que antes de cogerle el ritmo, hay que valorar diferentes factores, como el movimiento de la mano con la sábana si va a producir demasiado movimiento de oleaje capaz de despertar a la otra persona, y su postura durmiendo. Suele cortar más el rollo el empezar a hacerte tu pajilla si está de cara a tí que de espaldas, aunque, por experiencia, el 99% de las veces ( el 1% restante corresponde a las veces que me he quedado dormida antes de terminar) se acaba dando la vuelta hacia ti, casi siempre cuando estás bastante cerca de correrte, sintiendo el “temor” de que se va a despertar en algún momento o te está mirando, lo que te baja la libido durante unos segundos, porque , reconozcamoslo, es un poco depravado hacer esto y vas a quedar a sus ojos como un/a enfermo/a pajillero/a y no es plan el que se despierte y tengas una crisis de pareja a esas horas (“es que ya no te gusto”, “porque prefieres pelártela a follar conmigo” “en quien estás pensando para hacer esto en mitad de la noche” etc…) que tu lo que quieres es dormirte, no montar un drama.

 

 

Aparte de la postura, es importante escoger bien la fantasía. Lo más recomendable es dedicarle la paja a la perversión más recóndita, extraña e incluso ilegal que tengas en tu mente, que en realidad es la que más te pone de lejos y la que te va a hacer correrte más rápido. Dependiendo del sueño real que tengas, puedes ir ampliando esta, montándote anexos cada vez más cerdos que vayan incrementando tu cachondez, que aunque creas que estás usando demasiado el cerebro cuando lo que quieres es pasar al estado r.e.m., en este caso si que resulta productivo ya que alcanzarás el orgasmo antes y las endorfinas harán el resto del trabajo.

 

 

 

En el caso de los hombres, también es recomendable tener papel o un calcetín a mano para no tener que levantarse a limpiarse (jiji, pobrecitos) y perder todo lo que habíamos avanzado. Que en un rato, seas tio o tia te vas a estar meando, seguro, pero ya te  despertarás de otra manera, con lo justo para llegar al w.c. y volverte a la cama. Recomiendo también, en el caso que las ganas de orinar te entren en medio de, levantarte y hacerlo (total, que más te da si ya estás despierto), porque lo que soy yo, al menos, soy incapaz de correrme si me estoy meando.

 

 

 

Este post es gracias a que anoche me pasé hora y media comiendo techo mientras mi pareja sobaba como un bendito. Minutos antes le había propuesto echar un polvo, pero a su segundo ronquido con mi teta en su mano entendí que no estaba muy por la labor el pobre. Y no es que estuviera especialmente cachonda, que yo también follo por follar, pero me había metido demasiado pronto en la cama para lo que mi cuerpo estaba habituado y sabía que me iba a costar dormirme. Así que pasé al plan b, la pajilla, que tampoco pude hacerme porque con el barrigón tengo que dormir de lado, lo que dificulta el acceso, y boca arriba la colega que llevo dentro me mete tales patadas que me desconcentra de tal manera que me hace sentir hasta mala madre, yo ahí dándole al tema con la otra consciente de lo que estoy haciendo, me veo que van a entrar asuntos sociales en cualquier momento por la puerta. Así que durante hora y media, que fue lo que tardé en dormirme desde que me acosté, estuve pensando en escribir esto.

 

3 thoughts on “Pajas para dormir

  1. Para dormir… al despertar… y en cualquier momento que lo merezca.

    Leyéndote se intuye que tienes buena mano… y buena cabeza… elementos indispensables, entre otras actividades, para las pajas, propias, mutuas y regaladas, y para escribir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s