De teatro : El Intérprete

Captura de pantalla 2013-11-24 a la(s) 00.30.51

Este post está patrocinado por el subidón que tengo aún y el haber dormido sólo tres horas esta noche…

Todo empezó el día que emitieron esto en la MTV, en el programa de “Alaska y Mario”:

Yo me quedé maravillada con Asier Etxeandía y con la canción, no sabía si más con él o con ella o con los dos por igual… y no fuí la única, ya que entre mis amigos, unos por ser maricas fans de Fangoria, y otros porque lo somos desde que estaba con los Pegamoides, empezamos a buscar la canción como desesperados, hasta que uno se dio cuenta de que la teníamos en uno de los lp’s de Fangoria y nos llenamos de júbilo y satisfacción.

La canción la compuso Alaska para el musical ‘Los lunes pueden esperar’ Asier iba a ser el protagonista junto a Hugo Silva , pero al morir el director Manuel Toledano, la incluyeron en el disco “El paso trascendental del Vodevil a la Astracanada” de Fangoria. :

Sueño que estoy perdido, acabado y confundido
soy lo peor
y siento que al final me he convertido en lo que yo no he querido

Esa parte me encanta. No tanto por lo que dice, porque no me siento identificada, pero sí por como lo dice, la interpretación que le da, siempre que la escucho (y es a diario al menos una vez), se me pone la carne de gallina en ese trozo. Ni que decir tiene que además la canto a grito pelado, jajaja. Y de tanto escucharla me di cuenta que me gusta la canción mucho, pero es porque la canta él.

Así que en cuanto nos enteramos de que actuaba en Madrid, compramos las entradas raudos y veloces y esperamos con pasión a que llegara la noche de ayer.

Os lo contaría todo con pelos y señales porque sigo emocionada 24 horas después , pero no voy a hacerlo (bueno, un poco), porque si tenéis la oportunidad de verlo, merece la pena ir virgen al encuentro, como hicimos nosotros… bueno, sabíamos que debíamos aprendernos esta coreografía, lo que ya nos dió una ligera pista de que no iba a ser una función de teatro al uso :

Si no se os van los pies es que estáis muertos…

La función empieza así:

“Esta noche es 22 de Noviembre de 1984. Estoy solo en mi habitación, mi madre está fuera en el salón disctuiendo por teléfono…esta noche tengo 9 años, estoy solo, en mi habitación, solo pero acompañado por todos vosotros, mis amigos invisibles..Solo contra el rincón para hacer mi exorcismo contra el miedo,contra el dolor, para cantar las canciones que he aprendido y compartirlas con vosotros, mis amigos invisibles..”

Y yo me sentí en esa habitación de ese niño que cantaba canciones de su época, frente al espejo, como hemos hecho todos alguna vez, con el cepillo del pelo como micrófono o la guitarra eléctrica de aire… entre canción y canción va contando su vida como niño de 9 años y descubre que quiere ser él, El Intérprete, ser actor y cantante… Y en ese momento me alegré, porque no se si es autobiográfica la función, si tiene mucho de cierto o no con su vida real, pero me alegro que ese niño de nueve años con el que estaba compartiendo la oscuridad de su habitación, hubiese llegado a ser el actorazo que me estaba contando su propia vida, me alegré por él, porque había cumplido su sueño de niño, y sabiendo que el camino elegido es difícil, me alegraba doblemente porque conozco el esfuerzo que le ha supuesto llegar donde está. Yo creo que me ha gustado especialmente porque me ha conmovido y cautivado a partes iguales. Que posiblemente otras personas lo vean con otros ojos, un poco cabaret light, una mezcla de musical y gamberrada, o simplemente un concierto de una voz desgarradora y maravillosa que lo mismo le da cantar un tango (y que tú como amigo invisible lo hagas con él) que a  Rolling Stones. Es, lo que quería ser, El Intérprete.

En la web podéis ver dónde son las próximas actuaciones, yo no me lo perdería.

 

 

One thought on “De teatro : El Intérprete

  1. La canción de Fangoria me ha llegado al alma. Hoy, precisamente, me siento así, en una espiral de mierda que pasa una y otra vez por los mismos errores y que todo acabará cuando empiece, y que al final me estoy convirtiendo en lo que no quiero. Acabaré conformándome, resignándome y siendo una persona cotidiana, del montón, que vive de forma inconsciente, sin plantearse el status quo de su propia existencia. En lugar de vivir, sobrevivir. En lugar de existir, subsistir. Decía Sócrates que la vida no pensada, no cuestionada, no vale la pena ser vivida, y como el tribunal que lo juzgó le prohibió cuestionarlo todo o lo condenaba a muerte, eligió la muerte. Lo jodido es que no conozco formas indoloras (para los que me aman) de dejar de existir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s