El porqué de una de mis obsesiones.

Últimamente me encuentro mentalmente hiperactiva (bueno, y físicamente) como ya sabéis, pero me está sorprendiendo el que me voy acordando de un montón de cosas que tengo ahí en un rinconcito de la memoria esperando a aflorar y a explicarme ciertas cosas de mi misma. Es como si me estuviese psicoanalizando sin necesidad de hacerlo, pero a lo Freud, con mucho sexo aunque sin ganas de follarme a ningún familiar por lo que aún estoy tranquila. 

Como ya sabéis algunos, y otros descubrirán ahora, desde mi más tierna adolescencia ( y hoy he descubierto que era tierna,tierna de verdad), me han puesto mucho las iglesias. Siempre he querido follar en un altar. Pero tiene que ser una iglesia, ermita o loquesea de estilo románico o gótico, las de barrio no me valen. Bueno, pues estaba admirando otra vez una que me mandó un lector del blog, una ermita… (si, claro, os lo voy a decir para que vayáis, unos c*j*n*s)… eso, que estaba mirando la foto y fantaseando con una bonita escapada algún día porque de verdad que me parece el lugar más perfecto en todos estos años de búsqueda insaciable. A ver, que yo follaría en mitad de la catedral de Barcelona si no me fuese a suponer un lío con la autoridad, que me da igual, que yo quiero follar en un altar, pero la búsqueda para que todo salga bien y corra los menores riesgos delictivos posibles, que ahora ya soy madre y no debería hacer ciertas cosas, no es tan fácil como yo creía.

Resumida a grandes rasgos mi enfermiza obsesión por el tema, sigo. Pues estaba viendo una de las fotos cuando de repente, ¡zas! he tenido un flashazo salvaje de porqué me pone tanto.

Madrid, 1989..90.. algo así. Como buena chica de colegio de monjas (aún era casi buena, sí) participaba en una especie de catequesis que no era tal o sí, no recuerdo, en el colegio de curas que había en el barrio, donde hacíamos algo más que escuchar la palabra de Dios como conté aquí . Pues un domingo de esos cualquiera, decidieron que nos iban a llevar de excursión a una ermita, no sabría decir ahora cuál fue, creo recordar, me suena vagamente que era por Torrelodones o así pero también podría estar en sentido contrario, no os fijéis en mi gps de adolescente.

Pues llegamos allí todos en autocar, chicos y chicas y curas y monitores, y nos dijeron que hasta llegar a la ermita aún quedaban unos 5 km para llegar y que iríamos todos andando en grupo por la carreterita de montaña y bla bla bla… puto palizón. Encima se puso a llover por el camino, y cuando llegamos a la ermita como dos horas más tarde, chorreábamos agua, azucarillos y aguardiente. Y sin ropa de recambio, claro, que era excursión de un día.

Como seguía lloviendo, no se podía estar fuera, así que aunque resultaba un poco irreverente y tal pero no había otra, nos pusimos a comer dentro de la iglesia una comida helada y con el pan seco en el mejor de los casos. Vamos, la excursión estaba tomando ya matices para empezar a cagarse en Dios más que alabarle.

El frío empezaba a ser insoportable y nuestros cuerpos empapados necesitaban ya calentarse con algo, aunque fuera quemando el cristo y haciendo una hoguera allí dentro, pero al cura no se le pasó esa opción por la cabeza pero sí que empezáramos a frotarnos unos con otros para entrar en calor.

Lo juro.

Y nos hizo entrar en calor, ya te digo, que aunque los frotes intersexuales comenzaron realmente con la perspectiva de quitarnos el frío, en el ambiente empezaba a haber el mismo vapor que en una sauna, metiéndonos las manos para calentarlas en los abrigos de los otros, pegándolas a sus cuerpos, eso sí, dando saltitos y riéndonos todos para disimular, pero ay, que te toco una teta sin querer, ay, que la mano está más calentita dentro del jersey… y no contento con eso, el cura decide que ya que hemos entrado en calor, mejor nos quitamos los abrigos para no tener frío a la vuelta, y que nos iba a dar una misa, pero que la escucháramos abrazados unos a otros.

En serio.

Así que imaginad la formación de chicos adolescentes pegados a culos de chicas adolescentes, a los que después de obligarse a frotarse les daban la oportunidad de restregar cebolleta, ya sea escuchando misa o un mitin de Castro.

Y nada, allí escuchamos misa abrazados. Y recuerdo que mi abrazador casualmente era el chico que me gustaba, y aquello me tenía temblorosa perdida. De la misa no me enteré pero seguro que os la puedo resumir, una misa, punto, pero hoy he recordado la sensación del abrazo tan excitante, protector a la vez que totalmente sexual, esas ganas de que durara eternamente, el no mover ni un músculo para que no tuviese la mínima oportunidad de pensarse rechazado, con ganas de absorberlo hacia tí, de darte la vuelta y plantarle un beso en los morros (recordemos, tierna adolescente, ahora le refrotaba el culo por la polla sin más dilación) , todo esto, mirando hacia el altar de esa ermita tan pequeña en mitad del húmedo monte, casi tanto como mis bragas (jaja, que basta hija), y el cura dando el tostón… pero he recordado perfectamente ese altar de piedra, sólo, sin ni siquiera una simple cruz, y el pequeño ábside con sus estrechísimas vidrieras dejando pasar la poca luz que había aquel día..

Siempre he pensado que mi obsesión venía por la de misas aburridas que me tuve que tragar durante 13 años a razón de una o dos a la semana, y por las que tuve que buscar entretenerme mentalmente con otras cosas, pero no, hoy he descubierto que la raíz de todo es una ermita que no se dónde está, pero en la que estuve una vez, y en la  que ahora me gustaría estar.

7 thoughts on “El porqué de una de mis obsesiones.

  1. Yo ya no doy abasto con tanta actualización. Pero que no me canso, eso lo aseguro.

    Ahora que has averiguado de donde viene la fijación, ¿la vas a llevar a cabo o vas a dejarlo pasar? Para que coño pregunto…

    De todas maneras ahí el único inocente era el cura, a ver sí este era el único cura célibe de Madrid. Porque hace falta ser un poco pardillo para liar de esa manera a un montón de contenedores de hormonas desatadas.

    Joder aún tengo pendientes los audios de hace tres entradas, eres una mala mujer 😉

  2. Ay, cómo me he reído… la anécdota, completamente inesperada; tu forma de contarlo, con su vínculo realista al presente; tu desparpajo de entonces, que ya apuntabas -muy difusamente, eso sí- ciertas maneras… ay ay ay

    Más, por favor, quiero más…

    (Ocre 😉 )

  3. Pues eso Ángel… para que vas a preguntar, si la foto me la mandaste tú.. jajaja. Lo que no te voy a decir es el día 😉

    Padre Julio, se llamaba. Y la verdad es que para ser cura, no era de los peores, es de esa gente que aún me encuentro por la calle y no le saludo, pero tampoco le miro con desprecio como si hago con las monjas de mi colegio. Que yo no soy de saludar en general, soy bastante sociópata.

    Un besico¡ (Yo aún tengo pendiente la de Dexxxter )

  4. Joe, Fantasma (vale, ahora te llamo así si quieres), tenía que haber supuesto por la advertencia que eras tú¡¡¡ jajajaja¡¡ Ahora me hace más gracia aún… Pues muchísimas gracias otra vez por el empujón de visitas 🙂

  5. Bueno, ya hubiera sido mucha coincidencia pero… estos curas del cole de curas… ¿no serían los del Sa-Fa? ¿no? porque ya sería la reostia de haber ido a la misma congregación de monjas y a la catequesis que no era catequesis del Sa-Fa… aunque los míos no eran “padres” sino “hermanos”, también nos juntaban mucho a los chicos con las chicas y las chicas con los chicos. Sin ser tan descarado, sí recuerdo roces y arrejuntamientos por las noches en las convivencias y campamentos de verano.

  6. Uy, que me quedé sin contestar … Serenidad, eran claretianos. A los del Sa Fa les tengo manía sólo de oirlos porque cuando jugaba al baloncesto en el cole, su equipo femenino era la hostia de bueno, y nos daba un miedo jugar contra ellas salvaje. Di que las dos veces las ganamos por un punto ( y nuestro equipo llegó a perder en una ocasión 102-1 contra otro cole, buenas buenas no éramos) Ahora al recordarme el nombre me he erizado como un gato 😄

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s