Que vuelvo.

Lo siento… que esto no se pasa.

Es que ha sido a raíz de contestar los comentarios que sigo en el mismo estado de ebullición que anoche, o  igual peor. Ays, que me encuentro mal y todo.

Me ha hecho gracia mi propia definición espontánea sobre el tema

Estoy en un estado de ebullición que me viene desde los ovarios, como el dolor de cuando te va a venir la regla, pero sin dolor, como si estuviesen flotando en agua, tuviese que expulsarla y la única manera fuera corriéndome (…) De ahí la superburrada de la sopa, porque es verdad, es como si llevase agua hirviendo con sus burbujitas y todo y me falta la pastilla de avecrem y los fideos para hacer un caldo…

Que sé que lo de la sopa ha hecho gracia, que esta mañana nada más encender el teléfono me encuentro:

“Que me echo fideos en el coño y hago una sopa.” ???!!! jajajaja”

Y me he sentido como cuando te levantas de una noche de fiesta y piensas “hostia, que debí hacer anoche” pero acordándome perfectamente. Vamos, que no hay excusa. Una es así de basta y punto. Y mi chico lleva todo el día llamándome Sopinstant.

Y el problema está en que podría estar derrochando toda esta energía en trabajar, pero es que encima es contraproducente para mi estado. Si me pongo a currar me pongo más cachonda aún y ya la lío del todo. Es como si a un goloso lo ponen a currar en la fábrica de Conguitos. Uhmm. También quiero. Sexo y conguitos.

Sí, y con lo salida que vas si te pones una fuente de chocolate.

En fin, que no sé porqué pensé que con la entrada de la Primavera hoy a las 6 de la tarde esto se me iba a pasar automático, (dejadme con mis rollos y esperanzas), y que va, esto es un no parar de generar caldo para la sopa.

– Gasta tus energías en escribir – se oye al fondo de la sala

– A ver que te crees que estoy haciendo – contesto ofendida

– No, coño, pero bien, un relato o algo – vuelve el puto impertinente

– Seguridad, echen a ese pesado. Y traiganme una bolsa de conguitos.

Que si me pongo a escribir intentando hilar una historia me va a salir algo raro. Que a ver si creéis que el primer relato de Churros y Anís lo escribí en plenas facultades mentales.

(Por cierto, que no tiene nada que ver, o sí, yo que se, que lo he asociado, siempre me sorprende porque el post que más visitas recibe cada día es este (que si mal no recuerdo es el primer relato que escribí, y encima el 50% está basado en hechos reales) 

Que no sé a que venía esto. Bueno, da igual. Al final la solución acuosa me va a llegar al cerebro, lo estoy viendo.

Yo sigo hasta que me harte y corte el post de repente, que yo soy muy así. Es que mira, esto no se va a acabar por muchas pajas que te hagas ya hoy, que es como si tienes muchas ganas de nata pero sólo te la dan sin azúcar, botes y botes (uhm, calla, zorra que entre los conguitos y esto voy a acabar asaltando un Mercadona en mitad de la noche) y tú lo que necesitas es ese azúcar a lo Celia Cruz, con su banana real y todo.

Resumiendo. Que quiero pollazos. Salvajes. Que me duelan los ovarios. Y a ser posible toda la noche. Bueno, puedo parar si alguien me trae conguitos. Que si follo y como a la vez igual tenemos un disgusto. Ni calentamiento ni hostias, que no lo necesito. Un tipo con la erección en ristre y las mismas ganas de follar que yo. Como si no me dice el nombre. Que me da igual uno que veinte, los suficientes para quedarme saciada de una tacada, no pido más. El pozo se tendrá que se secar en algún momento o volver a su nivel normal de cauce contra el que es más fácil luchar, pero necesito un cubo que lo nivele (Mira, mamá, se hacer metáforas sin decir polla y coño)

Sí, ya sé que estoy bajando el nivel del blog mucho, pero ya volveré. Joder, que lo queréis todo. Y a veces necesito desahogarme un poco. Bueno, mucho. Del todo. De hecho, creo que la palabra “desahogarse” toma nuevo significado para mí.

Y no tengo conguitos.

6 thoughts on “Que vuelvo.

  1. Tranquila, ese estado de necesitar follar si o si, también lo paso yo a veces…es un horror estar todo el día pensando en eso…que parece que no sabes pensar en nada más, pero se te pasará o por lo menos disminuirá un poco estoy segura. Pero está claro que cuanto más te ralles con el tema más obsesionada estarás.
    Te mando todo mi ánimo!!

    Un besiño!

  2. El problema está en que llevo así desde Enero … jajaja… y ya me resulta agotador hasta a mi.

  3. Vaya vaya!!! porque carajo no tengo la guita para mudarme a España y atender estos servicios tan candentes!! A ver ustedes… VOS!! GALLEGA!!! conseguime unas charlas sobre la musica rioplatense, que me garpen el viaje y una guita equis , que me mando y ahi si vas a tener lo que tanto estas reclamando. Dale , nena, ponete las pilas!!! Ah , pero no me vas a tener de clavo porque tengo un primo en Madrid.
    Tema aparte: aca llegó el otoño, gracias a Dios y esa rotación terrestre tan parejita y constante. El otoño es super super porteño. Gris, ventoso, con mucho de tango y Borges. como somos los porteños: gente que camina mirando las baldozas

  4. No es lo mismo “pollazos” que “pollones”. Pollazos los puede dar una polla de 7 centímetros, mientras los dé, y un pollón puede no saber darlos… no es lo mismo.
    Te veo obsesionado/a con el tema, eh?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s