Pajas Shakesperianas

Foto: J. P. Sousa
Foto: J. P. Sousa

(¿Pensasteis que nunca podrías leer en la misma frase pajas y Shakespeare? Ja, nunca dejaré de sorprenderos. Y sin verbo).

Hoy os quería confesar también que muchos post los escribo mentalmente mientras plancho. Relatos eróticos incluidos. Por eso digo que planchar no es de las tareas que más me aburran, porque suelo desconectar el cerebro del mundo exterior y para cuando me he dado cuenta tengo el cubo planchado y un post, o su idea más bien, en la cabeza.

Aunque acabo de terminar de planchar, este post viene de hace unos días, porque cuando me acuesto también “escribo”. Pero lo hago mentalmente y debería tomar notas, porque en ese momento me quedan muy chulos pero a la mañana siguiente no me acuerdo una mierda de lo que pensé el día anterior. O solo me vienen pequeños flashes, como una vez que sólo me acordaba de una palabra. No sé, per yo empiezo a estar de acuerdo con que me implanten un chip en el cerebro y luego poder descargarme mis pensamientos a un Word y postearlos.

Después de mi paseo habitual por Úbeda y sus cerros me centro en lo que iba a contar.

El otro día me acordé, por una asociación de ideas que no viene al caso, de un par de amigos que se acaban de quedar en paro y como soy así de yo misma, intenté acordarme de en que momento del aburrimiento empiezas a hacerte pajas como un mono. Si mal no recuerdo es a los 15 días o al mes o algo así, extensible hasta que te salga de los ovarios/huevos nunca mejor dicho. Yo me hacía una media de 8-10 pajas diarias. Creo que hasta perdí peso. Líquidos sí, seguro. Y casi estaba preocupada cuando Patata Asada, que llevaba unos meses más que yo en paro, me dijo que aquello era normal y que con el tiempo podría reducirlas entre 3 y 5, dependiendo del día. De hecho una noche estábamos viendo un documental sobre pajilleros compulsivos (n se llamaba así, pero para que os hagáis una idea), y nos miramos así como con un poco de miedo cuando soltó uno que más de seis pajas diarias era una adicción seria. En un hombre. En una mujer me da que debe de ser para que me quemen por bruja.

Total, que sí, que yo soy así y pienso en si mis amigos parados se la pelan compulsivamente antes de dormirme, en vez de pensar en que hago de comer al día siguiente.

Y volví a pensar en las pajas por aburrimiento. De esas que ni siquiera te apetece hacerlas realmente, pero lo haces por eso, por hastío, por insomnio o lo que sea. Nunca para evitar un dolor de muelas, repetiré hasta la saciedad. No quita el dolor, lo dobla o triplica y te hace que te cagues en tu orgasmo cien veces. Que lo sé por una amiga, que yo nunca me he tenido que meter dos nolotiles por viciosa descerebrada.

En fin, que de pensar en amigos haciéndose pajas, así como visionando, porque empiezo a darle vueltas en plan ¿se despelotará entero o lo hará vestido? ¿frente al ordenador, en la cama, en el sofá? ¿videos, relatos o imaginación? ¿salpica y luego limpia o es de chorromoco recogidito? ¿gime, gruñe, se agarrará los huevos? ¿será de los que se hacen pajas rápidas o despacito? ¿con la izquierda o con la derecha? ¿el escupitajo en la mano o en la polla directamente? ¿saliva o lubricante? … y así puedo estar un montón de rato imaginando (ah, bueno, también me pregunto si me habrá dedicado alguna, que una también tiene su ego) y puedo pasarme el rato situándolos en los sitios donde me los imagino o haciendo lo que más les pegaría. Cuando ya los tengo situados más o menos (de algunos si lo sé… de estos precisamente desconozco cualquier tipo de perversión e incluso si se masturban o no, lo que le da cierto morbo más al asunto… no sólo pienso en como se masturba gente que conozco que se queda en paro, también con conocidos con trabajo… va, déjalo que la vas a liar, siempre dando explicaciones que no te ha pedido ni dios) , imagino que tipo de videos o relatos son los que leen en plan perversión total, ese momento cerdo propio que es mejor que nadie conozca a no ser que estés muy seguro de que con quién vas a hablar no se escandaliza. Yo soy de esas. Por dios, me encantan las perversiones de la gente, y cuanto más guarras seas mejor.

Inciso. Historia de la abuela.

Hace muchos años, cuando los videos de 6 mb tardaban una hora en descargarse y duraban 20 segundos (hablo de porno, claro), donde las pajas las tenías que programar para tener descargados al menos 6 videos y ponerlos en el reproductor de Windows Media seguidos y en bucle para hacerte una paja medio decente, (yo aprendí hasta a montar videos, no os digo más…hace poco encontré un cd con aquellos “largometrajes” de 3 minutos después de horas de montaje y se me cayó hasta una lagrimilla de nostalgia…va, les dedicaré un post especial que se lo han ganado) , donde un japo acosa a una muchacha vestida de marinerita sobre un sofá y aparte de meterle mano y ella no se deja y lo típico de los japoneses (típico ahora que estamos hasta los huevos de ver porno, eso antes era lo más de lo más) y el japo le hacía tragar su saliva a la muchacha. No escupiéndola en plan despectivo, si no jugando con dejarla caer sobre la punta de su lengua y cosas así. Y me ponía mogollón el acto en sí, pero especialmente la cara de asco de la muchacha. Si lo pensamos fríamente es una guarrada, sí, pero a mi me pone mazo.

Un día, mucho tiempo después, años, hablando con un amigo con el que me rozaba mucho, se me ocurrió comentarle lo de ese video. Y se le iluminaron los ojos porque a él también le llamaba la atención y nunca lo había probado. Así que lo hicimos, claro. Y moló. Mucho. Tanto de un lado como del otro, vamos, yo dejo caer mi saliva y tú la tuya. Y si no llego a soltarle eso, pues nos quedamos los dos sin probarlo. Así que os recomiendo siempre, que cuando haya confianza, os soltéis de verdad que igual os lleváis una sorpresa. Que si os presentáis como “Hola, soy Fulano y me gusta follar con tías mientras una gallina me pica el dedo gordo del pie” pues también os llevaréis muchas sorpresas, aunque siempre es recomendable que al menos sepas su nombre primero. Cosas de sociabilidad, bah.

Ahora ya no sé porque coño he soltado esta historieta. Ah si, que estaba pensando en qué piensan mis amigos cuando se la pelan. Que también puedo pensar en amigas, indistintamente, pero como lo que más conozco son tíos pues suelen ganar en porcentaje. Que además me parece mucho más bonito visualmente una paja masculina que una femenina, pues también. Bueno, es que realmente si pienso en una tía me caliento mucho más rápido y me uno a su fiesta mentalmente. Porque claro, tanto pensar en pajas ajenas me acaban calentando y acabo yo también al lío. Son unas pajas inspiradas por pajas ajenas que en realidad no sé si lo son, son fruto de mi imaginación, muy Shakespeare todo. Que hay días que en mitad del proceso pensativo me quedo sopa y luego tengo sueños eróticos con esas personas, pues también.

En definitiva, que no sé porqué me veía en la necesidad de contar cómo me hago a veces las pajas por aburrimiento/insomnio nocturno, iniciándolas desde una nada un poco tonta. Otras veces estoy más inspirada y me da luego para alguno de los relatos (si me acuerdo al despertarme). Ahora mismo me he acordado de que tengo una nueva historia un poco rara (como todas hija, como todas) que ya me ha dado para dos pajas (cada una con su parte, no ha sido recurrente pero me acuerdo de las dos) que igual si consigo unir en algún punto y queda algo legible, os lo haré llegar.

3 thoughts on “Pajas Shakesperianas

  1. A ver: tengo confesiones jugosas que aportaran luz a los destinos de la paja, al menos en varones. Y con casos de un famoso que sin duda conocés: Fito Paez. Como todo clase media, Rosario (algo asi como Murcia pero cerca del rio Parana) Fito habitaba una pequeña habitacion en un entrepiso de un PH (casas contiguas conectadas por pasillo) con piso de pinotea, medio seco a falta de cera. El muchacho se ha ocupado prolijamente de lustrar el piso de la habitacion mediante derrames sistematicos del producto de sus huevos , esparciendolos inmediatamente con la planta de su calzado o pie. En mi caso he sido mas “cientifico” . Coleccionaba el producto seminal y lo observaba en un microscopio, horrorizado por ver una verdadero hormigueo de viboritas como si fuese uno de esos cardumenes de peces que dan en Nat Geo. Tambien ensaye la reaccion que cucarachas, hormigas, perros, gatos, moscas, abejas, mosquitos, escarabajos, tenian al toparse con un fluido de este tipo. No lo he documentado, en parte porque me dio la impresion que iba a terminar como Kafka. Escribí mucho. Perdoname. Beso.

  2. Comentario 2: ok ya se que escribo mucho, pero es que dejás tantas puntas de madeja!!! Es cierto: la paja es la actividad que uno realiza cuando estás al pedo. Ahora bien : eso que decís de varones de 8 pajas…. no sé si es que la paella o la butifarra provoca una legion de españoles lechadores. Lo que es acá… ni en pedo. Para mi el peligro es el domingo sin asado ni visita de hijo. Todo el día al pedo. Repiten CSI, CSI Ny, Friends, Gourmet. Odio el futbol. El rugby, el polo, el tennis. Me pongo a ver las bajadas de Hitomi Tanaka, Rui Akikawa (estoy en temporada de asiaticas) y nada che!! Entonces me ducho y ahi aparece la pulsion, esa pequeña chispa que con la lubricacion del jabon o el shampu me hacen creer un porn-stud. Es que , te fijaste?, cuando estas teniendo sexo desaparece el dolor de muelas, la fiebre, la descompostura, la jaqueca… todo!!! En mi ducha lo que desaparece es mi panza de cinquenton, lo que es bastante! Y alguna que otra mas? mientras como un chocolate? y .. si .. puede ser!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s