Masturbarse en el 2000

Hago un pequeño resumen, que no lo será, de lo acontecido : El domingo pasado tuve que ir a urgencias porque no podía apoyar el pie derecho. Resultado: tendinitis aquilea, férula de escayola y te pegas 15 días sin apoyar el pie. Este miércoles según salía de casa para ir al médico, me caí por la escalera con el resultado de dolor bien enorme en el hombro derecho y dos escalones marcados en el costillar. Ahora, en vez de estar escribiendo esto, debería estar de concierto. Así que muy guay todo. 

El otro día haciendo la enésima limpieza de cd’s que nunca tiro y que guardo para la siguiente limpieza por si acaso y así llevan más de 15 años conmigo, me encontré el típico “formateo junio del 2000” y lo metí en el lector a ver con qué me sorprendía.

Aparte de las chorradas típicas, powerpoints, sí, joder, recordemos que es del 2000, es lo que se estilaba, documentos, fotos y chorradas varias, había porno. Lo raro es que no lo hubiera, vamos. Así que abrí la carpeta a ver si recordaba alguno de los vídeos que con tanto candor había guardado todos estos años y oye, lagrimita de la emoción. Cuántas pajas juntas concentradas en esa carpeta.

Hace muchos años, amiguitos, no existía el porno gratis ni de coña. No, no, ha habido una generación que no hemos pagado por el porno tampoco, pero nos hemos tenido que buscar mucho las cosquillas para conseguir unas pajas de calidad.

A base de previews.

De 20 segundos a minuto y medio como máximo.

A veces, en el foro sobre porno que yo estaba, la gente conseguía claves de webs americanas (todo era mucho menos seguro que ahora, claro) y nos metíamos como buitres a bajar videos hasta que se le encendía la luz al servidor americano y nos echaba a todos, que solía ser a la media hora como máximo. Sí, rapiñábamos porno gratis como buitres.

Pero como esto pasaba muy pocas veces, había que sobrevivir a base de previews. El problema estaba en que había que elegir bien la duración del video, mínimo que fueran 50 segundos para que te diese tiempo a meter la mano en el pantalón y empezar a tocarte. Sí, yo soy ambidiestra de ratón desde principios de siglo. Sí, yo celebré que inventaran los ratones inalámbricos tanto como el que más.

Además de vivir solo de previews, teníamos el inconveniente de los dialers al ser conexión telefónica. Los dialers, amiguitos, eran unos ejecutables que te cortaban la llamada y te conectaban con un número 906 a internet si no estabas atento, con la hostia telefónica que eso significaba, que una hora en internet se iba (y se va) en un momento. Así que sólo podías entrar a ver los videos a las páginas fiables que sabías que no te iban a  hacer esa putada. Y no eran muchas.

De la que más me acuerdo es de CD Girls, que sigue existiendo. Desde 1998 llevan. Fueron los pioneros en el Sybian y después con las Fucking Machines, y a mi eso me flipaba mucho. Que por aquella época si tenía ya algún consolador era solo Federico, y si no creo que empecé a apasionarme por el mundo vibratorio gracias a esos vídeos.

Esta web lo bueno que tenía era que sus trailers eran de un minuto y además te ponían 3 o 4 de la misma película, por lo que ya daba para pajilla. A matacaballo, sí, pero yo recuerdo unos orgasmos impresionantes con cuatro minutos de visionado en el mejor de los casos. Joder, lo que hace haber visto poco porno. No piiiennnso decir “joder, lo que hace ser joven”, jajaja

El problema era que el puto reproductor de Windows Media, que era lo único que teníamos a mano en ese momento, no aceptaba todos los formatos de momento, porque había un muy puñetero que se llamaba Real Player que necesitaba un montón del plugins para funcionar y estamos hablando de la época del windows 98 – inicios XP. Así que había que tener un reproductor aparte del windows media, el del real player y el Winamp por si podías ponerlos en lista de reproducción y vértelos seguiditos sin necesidad de sacar la mano y darle al ratón para que pasara al siguiente. Pero esto sólo lo hacía Winamp y no todos los vídeos eran compatibles con este reproductor.

Lo malo era cuando tocaba sólo reproducibles en Windows Media Player, y los de las cd girls lo eran. Y era un coñazo darle a cada minuto (literalmente) para que pasara al siguiente video. y juro que me leí un manual para saber como cortar y pegar videos y unirlos entre si con un programita. Que aprendí edición de vídeo para hacerme pajas. Así conseguía 5 minutos seguidos de visionado sin interrupciones ni cambios de mano. Por eso a mi no me molestan especialmente los anuncios de Spotify, en peores plazas he toreado.

Luego tuve una época en la que quise jugar a ser Dios y cambiarle la extensión a los archivos que montaba en el media player para poder ponerlos en lista de reproducción en el Winampp y conseguir la locura de tener 10 o 15 minutos de porno seguidos, pero pocas veces lo conseguí. Pero, ay, esas veces. Me daba para tres o cuatro orgasmos.

Porque claro, este visionado rápido de porno hacía que a. desarrollases la capacidad de correrte en tres minutos de reloj, o b. que a raiz del video te montases tu propia historia en la cabeza para poder seguir la paja a tu ritmo. Yo practiqué ambas, claro, corridas Speedy Gonzalez versus pajas que daban para relato y saga. Así me pasó al ver los videos, que pese a que se me hacían cortísimos al ponerlos (se reprodujeron ellos solos en fila sin decirles nada aunue tenían distintas extensiones, y en total en 50 vídeos no había más que 9 minutos practicables) había algunos que al recordarlos me provocaban ligeras sacudidas orgásmicas que me decían “guarrilla, tú te has corrido viendo esto como una perra hace tiempo”. Y empecé a recordar vídeos que me gustaría volver a ver, y que deseo y espero se encuentren en alguno de los otros mil cds de copias de seguridad inservibles que te hacen soltar una lagrimita de juventud pajeril cuando los encuentras.

2 thoughts on “Masturbarse en el 2000

  1. Ay Chatarrerita de mi corazon! cuantas similitudes!!! Primero eso de no poder limpiar la maquina, aun en esos momentos en que te ponés serio y decís: “no, no , no tiene sentido esto” Y eliminar si, unos 200Mega de 35 Gigas. Lo que es nada. Y es cierto, esos previos “dosmilosos” han llenado mis backups y a veces los repaso, pero antes de inspirarme a una buena paja recuerdo la cantidad de orgasmetes que les he dedicado. Pero además, en esos ataques de conciencia que me agarran, esos previos de 2 minutos (o algo asi) no eran muy diferentes de lo que yo seleccionaba bajando el Video completo. Porque, vamos, todos sabemos que cuando ves un pornete el boton que mas apretas es el de FFoward, para saltar escenas de cuando el tipo toca el timbre, la mina le abre porque encargo la pizza, etc etc. Y nunca me preocupé por armar playlists de “Grandes Exitos” porque soy mas bien de concentrarme en una escena, ponele un loop de 15 segundos que repite solito una y otra vez hasta que suenan las campanas. Un besito, mi cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s