21 días: Y llegó el día. Fin del suplicio.

Vale, sí, me merezco que me mandéis a tomar por saco por haberos dejado un montón de días sin noticias pero es lo que tiene que en pocos días te ocurran cien mil cosas que te hacen imposible actualizar. Sé que me vais a perdonar porque sois muy resalados todos en general. 

El relatar como iba el tema lo dejé allá por el día 10 debido a que se me empezaba a acumular la vida entre proyectos, trabajos, defunciones , navidad, vacaciones de hija y todo lo que conlleva. Tanto, que he “aguantado” hasta el día 24 de suplicio. Que ni tiempo para hacerme una puñetera paja he tenido una vez acabado el plazo.

Tengo que agradecer a todos esos amigos/as que han estado apoyando y dando por culo a partes iguales en algunos casos; gracias por todas esas pajas dedicadas para ponerme los dientes largos, no sé si habitualmente os masturbáis tanto pensando en mi (cosa que me hace sentir entre actriz porno y mito erótico total y oye, eso me eleva mi ego cerdo, que ya de por sí está bastante altito, podéis seguir haciéndolo) pero en estos días habéis batido el record a menciones. Y a mensajes de whatsapp, creo que alguno se ha preocupado más que cuando estuve escayolada hace unos meses. Gracias a todos, me habéis hecho reír mucho.

Marido se lo ha pasado de muerte también claro, follando cada x horas como si nos lo hubiese recetado el médico el último día lloraba de pena porque sabe que doña pajillera bajará la frecuencia. Bueno, que un día nos llevó a una discusión, que me dejó hasta preocupada por saber cuál de los dos es el tarado. Pero también me he reído mucho con él, sobre todo el último día.

Día D por la noche ya. Ni nos había tocado la lotería ni nada, y estábamos para dormirnos ya.

– ¿Te has liberado ya?

-No, joder, no he tenido tiempo

– ¿Por la mañana no has tenido tiempo?

– Tu hija se ha despertado a las 8.

– Ya, coño, pero en lo que se levanta del todo sabes que puedes aguantarla media hora

– Eso sí, pero no sé yo si podría concentrarme si cada dos minutos estoy oyendo “mamá colacao”, llámame descentrada

-Va, excusas.

-Además quiero hacerme una paja guay, una paja dedicada

(Carcajada de marido)

– ¿Una paja qué?

– Si tío, en plan tranquilo, con mis juguetitos, lubricantes, una paja guay, dedicada.

– A mi como si quieres llenar la bañera y poner velitas para hacértela, pero veo que estás montando mucha parafernalia para algo en lo que vas a durar un minuto si llega, que nos conocemos.

(Carcajada mia)

-Eres un puto cortarollos, pero tienes razón. aunque se te nota que tu no disfrutas del arte de la masturbación.

– sí claro, yo me hago las pajas por obligación, como pagar autónomos.

– No, pero no sabes hacerte pajas. No las disfrutas. No sabes. No te duermes la mano, no te pintas las uñas, no investigas…

– Mira tía, para mi disfrutar de una paja ha sido siempre tener la casa vacía , bajarme los pantalones y hacérmela en el sofá viendo una porno. Con eso me basta.

-Pues eso, que no disfrutas las pajas.

– Que te duermas, pesada.

 

Y así fue. Dos días más tarde encima, por todo lo comentado antes. Conseguí un mediodía quedarme sola y pensé “este es el momento” y en lo que me metí la mano en las bragas, me dije “hola bonito, te he echado de menos” con los dedos y pensé “a ver a quién le dedico yo esta paja” me quedé sopa. Triste pero cierto, me pudo el agotamiento al deseo.

Así que en cuanto tuve la siguiente oportunidad, hija y padre se van a tirar la basura y a comprar no se qué, unos 20 minutos, dije, ahora sí, y abrí el navegador corriendo porque temía, pese a que eran las doce del  mediodía y no debería darme sueño, que si me ponía a recrearme en el tema con historias sacadas de mi imaginación igual me volvía a dar sueño, tiré del archivo visual (un día podíamos intercambiar enlaces porno a videos de xidem y esos sitios que nos gusten, como la gente normal hace con las recetas pero a lo cochinote…visionado online, claro, que paso de ir al talego por vosotros por mucho que me gustaran las dos versiones de “99 mujeres” de Jess Franco.

Pues de los 25 minutos de los que disponía para la paja, me sobraron 24:35. De record. No había quitado la mano del ratón apenas cuando aquello ya estaba latiendo desaforadamente. Vale que también llevaba los mismos días sin ver porno por no provocar a la bestia y tener que romper mi pacto y al ver una de mis escenas preferidas eso fue como el día de Reyes, pero esperaba yo que sé, llegar al minuto, que me diese tiempo a recostarme un poco más en la silla, no sé… duró más el orgasmo que el acto en sí. Que tampoco me quejo, claro.

Bueno, como dudo mucho que vuelva a hacer una apuesta tonta de estas antes de fin de año, de momento lo dejo aquí. Como es tradicional el 31 vuelvo a deciros algo, prometido 🙂

 

 

 

6 thoughts on “21 días: Y llegó el día. Fin del suplicio.

  1. Naaada, no te perdono por tenerme así casi diez días… Como castigo, me vas a hacer un facesitting en toda regla: poniendo todo tu peso, arañándome el cuero cabelludo cada vez que te corras en mi cara (si lo hago bien, claro, que no sé exactamente qué debería hacer ahí abajo, gloria bendita), diciéndome lo primero que se te pase por la cabeza sin censura, lo que te gustaría que te hiciera….

    Así puede que quizás se me vaya el disgusto de tu silencio.

  2. Oime gallega: este tipo con el que casaste no caza un fulbo! Como que “me tiro en el sofa…” que es eso??? Y si … hay tipos así. Y tiene que ver con la limitacion mental masculina. Las mujeres tienen al menos 4 tipos de orgasmos, que el clit , que el vaginal , que el punto G, etc etc. Los varones: uno. Y me encantó eso de “dedicar” la paja. Para mi consiste en descubrir en la navegada trasnoche un especimen que me provoca reacciones. Ponele Hitomi Tanaka (ya me aburrió ahora) y entonces junto material y le “dedico” todo ese evento hidraulico genital, sin mucha ceremonia mas que unas puteadas. Y sabés qué? : ya no me caliento con tus textos porque te quiero, gallega!
    Que tengas un año con tutti!!!

  3. Voy a hacer una apuesta, tiraste de Anita…a lo mejor me equivoco. Ves veinticuatro días, lo vas dejando, lo vas dejando y al final es una rutina. Bueno que me alegro que tengas la prueba superada. Ahora 21 días sin sexo, a ver si puedes 😉

    Lo importante, ¿que has aprendido de todo esto?

  4. Fantasma, ¿Un poco fuera de tono tu comentario, no?

    Daniel: A mi pareja es que no le gusta hacerse pajas. Su primera paja se la hizo con 19 años y por curiosidad, ya había follado. Un tipo rarito. Besos porteñito.

    Angel: Pues no. Error. Fue con una pareja rusa. No doy más datos.
    Aprender… que puedo estar 21 dias sin hacerme pajas 🙂

    Ocilobrepih : ¡Qué alegría volver a leerte! Un beso muy gordo.

    Feliz año, muchachos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s