Estreno de The Room

Os pongo en antecedentes: Suspendí dos veces el práctico del carnet de conducir. Vuelvo a examinarme en dos semanas.  Después de pegarme un mes en casa de mis padres, necesitaba, aparte de volver a dormir en mi cama, salir con mi gente habitual. Y no encontramos mejor ocasión para reunirnos que asistir al estreno de The Room en España. Ni puta idea de lo que estoy hablando, ¿no? . Normal, éramos 70 solo en la sala. The Room es una película dirigida, escrita, producida y protagonizada por Tommy Wiseau, un actor. O no. Whatever. Un señor. Estrenada en 2003, trata del triángulo amoroso entre Tommy, su prometida que es un poco casquivana pese a las cejas, y el mejor amigo del prota. Un mojón tremendo. Y eso s lo maravilloso de la película. Al parecer el señor Wiseau se gastó más de 6 millones de dólares en la peli y su promoción, y claro, la primera pregunta es cómo consiguió la pasta. El caso es que en E.E. U.U. se convirtió en un fenómeno de lo malísima que es (pero mala de verdad, no como Sharknado que es un mal hecho adrede, esta era con pretensiones de ser buena) y cada año hay proyecciones a lo The Rocky Horror , con su parafernalia, para verla. Pero resulta que la peli ha traspasado fronteras, y es un fenómeno internacional. Hay 3 señores canadienses muy majos, más tarados yo creo que todos los fans juntos, que llevan 4 años dando vueltas por el mundo para grabar un documental sobre este fenómeno fan y que también estuvieron en nuestro estreno grabándolo, de hecho éramos la última plaza antes de pasar ya a la edición. http://www.youtube.com/watch?v=84I0UOk7Ugg Nosotros íbamos completamente vírgenes a la película. Como somos muy fans de todo lo que hace la gente de Cine Basura en cuanto vimos el estreno no tardamos en comprar las entradas. Probablemente si esta gente nos dijera que tirarse por un puente mola mil, allí que iríamos de cabeza, menos mal que no los hemos conocido de adolescentes. Nada más entrar, nos dieron 4 cucharillas y un globo. IMG_0020 Nosotros, insisto, íbamos tan vírgenes (por una vez) que no sabíamos para qué nos lo daban. Allí había gente para todo, vestales como nosotros y y gente con mirada perversa de ” vais a flipar” pero que aún así transmitían buen rollo, no en plan “en cuanto apaguen la luz os vamos a sacar los ojos con las cucharillas que os hemos dado”, aunque podrían, porque la sala estaba llena de frikis de alta alcurnia de los que juegan a videojuegos, leen cosas, tienen redes sociales y les dan me gusta a las cosas y retuitean. Y pintaza de saludar a los vecinos, claro. Acomodados pues, nos presentaron a los muchachos que están rodando el documental  (uno de ellos hablaba perfectamente español) y después, un tío más chalado que todos los que estábamos allí (que me perdone que no recuerdo el nombre pero me hizo reír a chorros, gracias) porque había viajado DOS VECES a EEUU para ver la película, nos puso en situación. Y la situación era que la peli es tan mala que o interactúas o te quieres cortar las venas a los dos minutos. – Casi toda la película transcurre en la misma habitación (de ahí el título, digo yo) y esta, en su gran atrezzo, tiene un montón de marcos de fotos con fotos de cucharas. Sí. Cucharas. Es como si se hubiesen ido a Ikea, hubiesen llenado un carro de marcos de fotos, y sin quitarle la que viene de muestra, los hubiesen repartido por toda la habitación. Yo tengo un amigo que tiene un marco en plan árbol, él está en el centro y el resto de las fotos son las que venían en el marco porque dice que son más guapos que su familia, pero su casa no sale en una peli. Así que cada vez que aparecía uno de los marcos en pantalla, había que gritar “cucharaaa” (“spoon en el idioma original, claro) y lanzarla a la pantalla. No os podéis imaginar qué risas con eso. Y éramos 70. Mil doscientas personas haciendo eso a la vez tiene que ser muy maravilloso. Y con 4 no basta, no creáis, pero el buen rollo y la diversión era tal que después recogían las del suelo y nos las volvían a dar, todo super bien organizado. Es que en serio, no os podéis imaginar lo divertido que es hacer el gamberro con desconocidos de tu edad, sobre todo cuando empiezas a tener una edad en la que ya no deberías de hacerlas a ojos de la sociedad. – Los diálogos de la peli son tan grandes, que cada vez que entran en la habitación se saludan con un “Hi! Nombrequesea” por lo que tú tienes que hacer lo mismo. En especial cuando entra Denny, que lo hace unas mil veces para ser el personaje más prescindible en cuanto a la trama de la película, pero que casi lo hace protagonista. – La fotografía es tan buena, que hay excesivos planos largos del puente de San Francisco, vaya usted a saber porqué. de sus 2.737m. Ahí había que gritar “go, go, go” para que pasara rapidito. A esto hay que añadirle que de vez en cuando aparecían también, sin venir a cuento, las casas dónde vivían los Tanner, los protagonistas de Padres Forzosos (“Full House”) así que había que cantar la sintonía de la serie padres-forzosos-san-francisco

Everywhere you look (everywhere) There’s a heart (there’s a heart) A hand to hold on to. Everywhere you look (everywhere) There’s a face of somebody who needs you.

– La postproducción es tan acojonante, que hay veces que la cámara se desenfoca, por lo que hay que gritar “enfooooqueee” y cada vez que sale el culo del protagonista, más veces de las que cualquiera allí reunido pudiese desear, había que gritar “desenfoqueeee”.

– Como es una película americana, juegan un montón a pasarse un balón de rugby los protagonistas masculinos mientras hablan de sus cosas. Pero muchas veces. Y siempre riéndose, muy americano todo. Una de las veces lo hacen hasta vestidos de smoking, lo juro. Para esos momentos había una pelota en la sala para hacer lo mismo que ellos, lanzárnoslas entre risas de “madremía cómo me estoy divirtiendo con la pelotita”.

– La madre de la protagonista “comete” una de las escenas más mejores de la película, que es esta. El tema no se vuelve a tocar más. Así que cada vez que salía la mujer, había que recordarle la enfermedad:

– El globo era para lanzarlo cuando celebran la fiesta de cumpleaños de Tommy, claro. Peaso de fiesta.

Creo que no se me olvida nada de las pautas principales a seguir. Los allí congregados añadimos una al final que no os desvelaré porque así vais a verla en siguientes pases. Y porque no quiero desvelaros en final de la peli, también.

Contado todo esto, el argumento viene a ser el Tommy que tiene una casa con muchos marcos de fotos y una cerradura horrible porque allí entra y sale todo cristo. Tommy vive con su novia que es clavada a todas las actrices porno de los años 90 de las pelis del plus, pero no las famosas, si no las secundarias. De hecho folla mucho, con Tommy en escenas interminablemente aburridas (sí, o sea, es mala hasta en las escenas de sexo), y en cuanto Tommy sale por la puerta, con su mejor amigo, que va de uy no que Tommy es mi BFF pero te meto el troncho. También en esa casa follan los vecinos no sé porqué, y Hí Denny!  está siempre a ver si pilla cacho. Un drama costumbrista. Entnces Tommy empieza a sospechar que la novia le pone los cuernos (ella quiere dejarle pero la madre enfermísima le dice que para qué, si la mantiene, que aguante y se case con él, no es nadie dando consejos la señora) y ejecuta un complejísimo sistema de espionaje con un magnetofón y una cinta de 90 de las grandes (recordemos que la peli es de 2003, que les tuvo que costar encontrarlo) y ya se desata el superdramón encima en la fiesta de su cumple. Lo más peor.

No os desvelo el final porque necesitáis verla. En compañía. Drogados. Y con cucharillas.

Aprovecho y le doy las gracias nuevamente a la gente de Cine Cutre y compañía y anexos por hacérnoslo pasar tan bien y organizar estos eventos tan divertidos.

3 thoughts on “Estreno de The Room

  1. Varias cosas comentaria: primero, la ENVIDIA que me da que ustedes del Primer Mundo puedan disfrutar de estas maravillas del Arte Malo asi como asi. Segundo que además me suena a que es barato. Y tercero, lo que más me preocupa, es que nadie necesite drogarse para entrar en código y disfrutar (ademas en banda) de porquerias como ésta que tan bien describiste vos, galleguita de mi corazon. Ya que mencioné el tema: no sé ustedes (no puedo conjugar el vosotros y esas cosas el eiss) que fuman, pero acá sufrimos “la paraguaya” que no te pega ni que hagas la vertical. Telon.

  2. Jó, pues si esto es “El dormitorio”… ¿cómo será “El sótano”? ¿qué vicios insondables se esconderán ahí? ¿y “El trastero”? ¿y “La cocina”? Ni Norman Bates-Hannibal Lecter, oigan.

    Y Daniel… no te vayas por las ramas. En el primer mundo también hay pobreza mental, económica, anímica y social, te lo aseguro. No añores metáforas inalcanzables, que te llevarás un gran chasco.

    Es un consejo gratuito y sincero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s