8 años

Sí, sí, y aquí sigo, ya sé que cada vez me prodigo menos pero mira, he dicho tantas veces que cerraba el blog porque no podía ocuparme de él y luego he vuelto, que ya no lo cierro. Si viene el lobo, que se coma a Pedro, oye.

Qué contar de este último año… en el blog no sé si se habrá notado el cambio más allá de la frecuencia de los post, pero joder, mi vida ha dado un vuelco salvaje de Octubre a ahora 8y espero que siga dándolo) que me tiene absorbida a unos niveles exagerados. Que espero que todo sea para bien por el esfuerzo que estoy (estamos) realizando, pero tela. Este año no hago el repaso de los post, que para eso está el archivo. Pero vamos, el año se ha basado en momento confesiones y relatos principalmente. Y post para pedir perdón con el porqué no escribo que al final derivan en cualquier cosa. Después de 8 años, ya sabéis como soy. Queredme asín.

Ahora me estoy riendo porque tal día como hoy hace un año recibí un mensaje (en relación con el post del séptimo aniversario) que al principio me “resbaló” para de repente un día instalarse en mi cabeza y obsesionarme durante meses, hasta que igual que vino se fue. Y se fue de tal manera que ya ni me acuerdo de lo que decía, y en consecuencia, de lo que me obsesionaba.

Ahora me obsesiona el trabajo. Bueno, más bien me obsesiona la manera de conseguir financiar mi proyecto, compartido con otras seis tías.

Y aquí es ahora cuando viene lo que os cebé al principio del post pasado. Que por cierto, este fin de semana pasado he estado de excursión por los campos de Castilla por cuestiones del trabajo obsesivo este, y no veáis cómo está aquello de mini bosques (vale, choperas, ya se que son choperas), que al final le tuve que contar a señor marido mi fantasía porque no acababa de comprender el porqué sonreía picaronamente cada vez que veía uno; el problema, que cada vez que veía un par de árboles juntos me decía que si parábamos a follar. Había pillado sólo el concepto “follar y árboles” y debía de pulirlo más.

Bueno, a lo que iba. Somos 7 cabezas pensantes dándole vueltas todo el rato a cómo financiarnos (trabajo aparte. De momento nos autofinanciamos, pero se nos acaba el cerdito (bueno, cerdito, bandeja de chuletas) y necesitamos, en resumen, pasta.

Así que un día nos reunimos para hacer el típico brainstorming con el objetivo “de dónde coño sacamos la pasta”  cada una con su parte investigada, que si crowfunding, subvenciones etc… Pero claro, ahora mismo andamos en plan aventura gráfica y para conseguir hacer una cosa antes necesitamos dos y par una de ellas antes tres, y estamos a punto de encontrarnos con Le Chuck. Y claro, peleamos como una vaca aún.

¡Mira detrás de ti, un mono de tres cabezas!

Vale, ya paro.

Sigo.

Estábamos en mi casa reunidas bajo las sombrillas al lado de la piscina, con cervecitas y unas patatas fritas, cuando llegó marido y se sentó allí con nosotras a arreglarle el portátil a una de ellas. Este detalle es un poco importante porque estaba de cuerpo presente, pero pasando de las siete cotorras. O eso creíamos.

Total, que empezamos a pensar en vender cosas: pero qué cosas. Aunque una de nuestras máximas es “la prostitución siempre es una opción” queríamos empezar por algo un poco menos impactante.  Recordad esta última frase.

Que si camisetas, tazas, cositas en fimo… sí, pero no. Y de repente se me encendió una luz. Una luz con un poco de warning porque a ver cómo iban a reaccionar los allí presentes, pero el foco ahí estaba.

Ahora tengo que agradecerle a un lector de este blog que me dio la idea (e información, muy importante) hace un montón de años,pero montón de más de 5,  como propuesta, y al que en su momento no hice mucho caso pero si te pillo ahora te doy un beso en todos los morros.

Y entonces les dije: ¿Y si hacemos porno?

Y se quedaron en silencio expectantes para que continuara mi exposición. Eso me mola de ellas mucho. Que escuchan. Que luego me pueden mandar a tomar por culo o decir que no o abrazar la idea, pero de primeras la escuchan completa. Y joder, en los tiempos que corren os juro que es de agradecer.

Y escucharon. Y cuando ya estaba esperando que me plantaran las patatas en la cabeza, resulta que les pareció una idea cojonuda. Yo me meaba en mi interior. Venderles una Thermomix me hubiese costado más. Después de un rato hablando y concretando más mi idea (que realmente fueron sobre la marcha, pero la luz me iluminó tanto, sería de led, que me acordaba de la conversación de hacía más de un lustro sin problemas)  le pregunté a marido, que aún no había abierto la boca. Sin levantar apenas la vista de la pantalla del ordenador, nos dijo:

“Más dinero que vendiendo collarcitos, vais a sacar”

Lo que nos animó a seguir con la idea. No os voy a dar más pistas sobre el tipo de porno que vamos a hacer, pero es algo bastante fetichista  (por lo que a una gran parte de la población no le pone especialmente/nada) y al alcance de las 7 que somos sin tener que tirar de cremas anticelulíticas. Seguimos planeando entre gritos qué hacer, por la excitación, y menos mal que no tengo vecinos, y los que hay andaban de vacaciones. O no, me la pela, en realidad.

Total, que se fueron a su casa y se lo contaron a sus maridos. Y empezaron a sonar los whatsapp “Oye, que dice marido1 que ya estamos tardando”, “Dice marido2 que mañana a las 7 de la mañana nos quiere ver grabando” etc… porque realmente no es que fuéramos a pedir permiso, pero había que contarlo. Que una cosa es que te vean en casa ensartando collares y otra ensartando… otra cosa. Es broma.

Así que ahí estamos, grabando porno. Y como somos muy de documentarnos para todo lo que hacemos, bien sea trabajo o grabar unos vídeos para unas pajillas, e innovadoras, sobre todo esto, hemos visto que este tipo de porno siempre se graba en casas, por lo que decidimos salir a la calle.

Y nos fuimos a grabar a mitad del campo. Bueno, donde nosotras creíamos que no iba a venir nadie a dar por culo y además era un sitio chulo. Y tenía pokeparada, todo el uno.

Lo iba a dejar para otro post, pero venga, ya que estoy de aniversario…

-Y que igual no te da para post entero

-Y que igual no me da para post entero, también

Así que después de elegir y planificar más o menos lo que haríamos, nos fuimos con todos los bártulos (cámara y atrezzo) a la puta calle. Al campo. A un puente. Al final de este puente, que había más campo aún. Como el puente es de hierro y madera, quedaría guay como fondo. Venga, aquí.

Nos empezamos a poner el atrezzo. No os voy a desvelar mucho, pero como buen porno, había mucho zapato de tacón. En plan furciacas, además.. Muy de porno, que es a lo que estábamos.

Que estábamos también en mitad de un paso de una senda de cicloturismo y no paraban de pasar hombres en bicis con sus super equipamientos de decathlon, también. Oye, un calor de la hostia que hacía, que fue el primer día de la última ola de calor que no es esta en la que estamos ahora, y venga a hacer deporte los tiparracos.

y entonces claro, imaginaos la estampa. Seis tías en tacones de infarto(alguna incluso medias), a la salida (o entrada, depende de dónde vinieras) de un puente, puestas a los laterales del puente para dejar pasar a los ciclistas y paradas allí 8aprovechábamos para grabar cuando no venía ninguno) durante unas cuantas horas. Una pinta de putas “puentificadas” importante. Que porque eran deportistas y no llevarían la cartera, pero alguno seguro que fue a buscarnos al día siguiente con la cartera en la huevera. Algunos nos soltaban unos “holaaaa” muy amables.

Las risas que nos pasamos nosotras os las podéis imaginar, claro.

En fin, que entre trabajo y porno estoy que vivo sin vivir en mi. Necesito unas vacaciones ya. Probablemente, nos veamos a la vuelta de estas. Bueno, tengo un relato a medio escribir que iba a ser el regalo de aniversario, pero eso, está a medias y no me daba tiempo.

Por muchos años más aguantándome, al que le quede paciencia.

 

 

One thought on “8 años

  1. Naaaa!! jatedejodeee gallega!!!!!! te lo digo por propia experiencia. Yo era actor porno pero tuve que dejar porque a mi mujer le molestaba que trajera el trabajo atrasado a casa. Despues de escribir esto… YA URGENTE.. me pongo a buscar porno español. Qué virtudes tiene el porno iberico? Minas con buenas tetas? tipos pijudos? . No me vengas con el asunto de que garchan en las Palmas de Mallorca o en un balcon viendo el Dia de San Fermin porque no va. Y bueno , que se yo , hace lo que quieras. Por supuesto me ofrezco para un clip que se llamaria: “mi porteño insaciable”. Telon . Te amo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s